El confuso y polémico concepto de las Naciones Unidas sobre la felicidad

EL CUENTO DE LAS NACIONES MÁS FELICES DEL MUNDO

Francisco Cardona/Licdo en periodismo

 ¿Qué es la felicidad?

 “La felicidad es el estado emocional de una persona feliz; es la sensación de bienestar y realización que experimentamos cuando alcanzamos nuestras metas, deseos y propósitos; es un momento duradero de satisfacción, donde no hay necesidades que apremien, ni sufrimientos que atormenten. La felicidad es una condición subjetiva y relativa. Como tal, no existen requisitos objetivos para ser felices: dos personas no tienen por qué ser felices por las mismas razones o en las mismas condiciones y circunstancias.

 En teoría, el sentimiento de autorrealización y el cumplimiento de nuestros deseos y aspiraciones son aspectos importantes para sentirnos felices. significados.com

 Hemos traído a colación ésta razonable definición para abordar el tema de los naciones más felices del mundo que desde el año 2012 la (ONU) ha publicado en una serie de estudios e investigaciones. Estudios que se han basado en los igresos de las personas (poder adquisitivo), el apoyo social(educación , salud, ect), expectativa de vida (exposición a enfermedades , guerras o violencia social), libertad social, generosidad y ausencia de corrupción.

 Por algun tiempo en Colombia ,algunos optimistas, se han creído el cuento de las Naciones Unidas y otras organizaciones, de ser el país más feliz del mundo. Decimos cuento porque si encontráramos al menos un 10% ,que es mucho, de gente felíz de acuerdo a la definición que hemos apostado por felicidad, sería un milagro. Menos, si tomamos en cuenta las valoraciones de la ONU. Éste cuento es muy similar al tema de los países sin corrupción. Siempre se ha dicho que éstas organizaciones (ONU , UNESCO, UNICEF, OEA) creadas para ayudar a las naciones, se ha convertido en el brazo derecho de los Estados Unidos y otras potencias para mediar en asuntos particulares con el propósito de tener una herramienta de juicio y decidir quién o quiénes están haciendo las “cosas bien” para así lograr acuerdos sociales y políticos.

 El caso de Colombia es particular y se entiende que todos quieren ayudar con el proceso paz pero de aquí a decir que es un país , felíz, alegre y que día a día está logrando los objetivos de las Naciones Unidas es completamente falso. Lo que mas bien se pretende es crear un ambiente apropiado de felicidad para que el mundo piense que éste logro es producto de las buenas intenciones de paz entre el Presidente J.M Santos y la guerrilla de las Farc. Al contrario, las espectativas de los colombianos en cuanto al futuro de su país es desalentador, triste y negativo. Las redes sociales que son “el pulso actual” de los temas más sobresalientes de la política, ratifican que más del 80 por ciento de la nación desaprueban los diálogos de paz de la Habana.

Miles de personas en Colombia cada día expresan su inconformismo a través de huelgas, paros y manifestaciones

 En los últimos dos años , por ejemplo,  el gobierno de Santos hundió la economía y perdió el timón de la gobernabilidad. Es tanto el fraude institucional que se han fracturado los poderes del Estado porque Santos se ha convertido en presidente “en jefe” no de la fuerza pública y de la institucionalidad ; mas bien es el “jefecito” de las Farc que abiertamente sigue preparando el camino para que los guerrilleros puedan gozar de las mejores comodidades y los mejores sueldos dentro de una total impunidad.

 Éstos , si que están muertos de la risa y se dan el gusto que muchos colombianos de bien no pueden darse como viajar protegidos por el gobierno y por organismos como La Cruz Roja (lo que aconteció en la guajira) y , además, están más felices que nunca porque bajo las leyes transicionales del presidente Santos quedarán libres e impunes de todos los secuestros y asesinatos que en 50 años de conflicto armado, desangraron al país. Que le pregunten a Timochenco y sus amigos si son felices y seguro la respuesta no les sorprenderá ya que en muchas ocasiones lo han expresado sin tapujos y sin pelos en la lengua donde se burlan y mofan del ridículo que hace el presidente con el proceso de paz.

Las dos caras de la moneda en Colombia. Mientras el presidente Santos lleva felicidad a los miembros de la Guerrilla en la Habana, millones de colombianos expresan su descontento

 Aunque la felicidad también depende de otros factores ajenos a la política-ya que la indiferencia es parte del sistema- no se puede ocultar que todo los procesos sociales pasan por una estabilidad. Si no existen las condiciones para desarrollar todo el potencial humano a través de las garantías básicas de seguridad también afecta la manera como se percibe el tipo de felicidad. Alguien puede decir: “a mi no me importa la política ni los políticos” Está bien, pero si las decisiones políticas actuales diaran un giro izquierdista o por alguna razón se rompe el esquema y se implanta un poder militar en el gobierno , ¿pensaría lo mismo? . La indiferencia suya ,aunque usted no lo crea, afecta a su entorno. No es que necesitemos de los políticos , entiéndase bien. Es que estamos como parece ser que estamos (en manos de corruptos y bandisos) porque  , a decir verdad , por falta de una cultura política es que nos han llevado al extremo de la indiferencia y nunca imaginamos que de un solapado bipartidismo íbamos a caer en una peligrosa polarización.

 Pero, sigamos buscando las razones de esa felicidad de que tanto se habla y que todavía no hemos podido concretar. Por ejemplo. Hagamos un ejercicio simple recurriendo a la historia y no a las mismas estadísticas porque también están amañadas. Consideremos los puntos que ha seleccionado las Naciones Unidas para categorizar la felicidad de los paises para ver qué calificación obtenemos.

 PODER ADQUISITIVO

 ¿ Cuándo en Colombia hemos tenido un sueldo honorable y justo?

 Desde que mis padres trabajaban siempre decían que “ese miserable sueldo del gobierno no alcanzaba para nada”. No creemos en ese promedio que sacan los economistas sobre los ingresos y egresos y que da como resultado un producto interno bruto de ganancias para determinar cuánto es el ingreso percápita para balancear la economía. ‘A otro perro con ese hueso’ decía mi madrecita que nos acostumbró a las cuentas claras y el chocolate espeso. Imagínese entonces de ésta época , pasando por los sueldos miserables durante tantos años, hasta el sol de hoy, el sueldo de un colombiano equivale a 350 dólares al mes. Qué pena con la ONU pero aquí perdimos el año en materia de felicidad

La crisis de la salud si que ha hecho infelices a muchos colombianos. La imagen habla por si misma. La crisis hospitalaria ha tocado fondo

 APOYO SOCIAL

 Salud y educación son la clave para el desarrollo. Saber en qué estado se encuentra la salud es una respuesta simple a una pregunta obvia: ¿Si el sueldo es irracional comparado a las necesidades básicas que tiene una familia promedio con dos o tres hijos para balancear el sustento alimenticio,  más la renta, transporte y recreación , etc, qué puede quedar para la salud? Y para colmo de males los servicios de salud y el sistema pensional están estratificados y polarizados como la política. Salud para pobres y salud para los ricos. Osea que, díme cuánto ganas y te diré como vives. La educación es otro endémico capital. En pocas palabras podemos decir que es ridídiculo que en la escala salarial un jugador de fútbol gane más dinero y viva mejor que un maestro y un médico. Lo sentimos mucho pero igual no tenemos razones para vivir felices en medio de éste rubro social.

 EXPECTATIVAS DE VIDA

 Umm, que nos gustaría decir que no fuese tan desagradable y espinoso pero desde mi adolescencia empecé a escuchar de bandidos, pájaros , godos, liberales y el que más me asustaba: cuando se referían a “tiro fijo” el guerrillero más conocido de las históricas reseñas de nuestros parientes y amigos. En una sola frase voy a describir algo que podría dejarlo impávido. Cuando salí por seguda vez del país en 1999 la población en Colombia llegaba a los 40 millones de personas. 15 años después(espero que no estén haciendo cuentas de mi edad) en el 2014 tomando como referencia datos demográficos de datosmacro.com , es de 47. 6 millones. Osea, el promedio de crecimiento fue de un poco más de 500 mil habitantes por año.

 Por eso Colombia ocupa el puesto 28 de 196 naciones y la densidad de población es de 42 habitantes por Kilómetro cuadrado. Usted se imagina si pese al conflicto armado y las guerras del narcotráfico y otros factores de violencia que carcomen al país , Colombia verdaderamente fuera felíz? Un amigo mexicano que viajó a los carnavales de Barranquilla en la costa atlántica, me contó que en la tierra del Sagrado Corazón de Jesús la gente era felíz y nadie hablaba de guerras ni se preocupa por los problemas. Ésta es la parte que no entiendo me decía. ¿Cómo hace la gente para vivir y parrandear en medio de tanto conflicto e inseguridad? Sencillo ; le expliqué. Por un lado , que los medios de comunicación siempre están vendiendo una imagen errónea del país y lo otro es que la población vive anesteciada con el fútbol ; con los puentes festivos y con las mas de cinco mil parrandas de celebraciones que se festejan a lo ancho y largo y,  en estos menesteres si que nos hemos multiplicado porque celebramos hasta el nacimiento de un pollito.

Pese a la crisis política y social, la gente siempre tendrá , como una salida a sus problemas, un eveno para celebrar y el fútbol es la excusa perfecta

 No tenemos cómo calificar la felicidad en este sentido ya que si vive en Colombia pese a las penurias y necesidades se rebusca la manera de montarse en el carro del paseo así aguante hambre el resto de semana. Y si está fuera del país pues los sentimientos pueden más que la nacionalidad y  gritamos !que viva Colombia hi……..” Porque la felicidad no tiene fronteras.

 GENEROSIDAD Y AUSENCIA DE CORRUPCIÓN

 Aquí si tenemos que quitarnos el sombrero porque si algo prima por encima de todos estos prejuicios que giran en torno al ser colombiano, es que somos vacanos, cheveres, amigables y pa las que sea papá. El Colombiano es “berraco” y no se le arruaga para nada. “Somos colombianos y qué” dice el ‘mono’ Sánchez de Sábados Felices. Claro que somos generosos empezando por el presidente Juampa que va entregar casi 9 millones de hectáreas a la guerrilla para que sigan disfrutando de la felicidad. Es evidente que somos amables , serviciales y hasta dicharacheros y cuenteros con tal de hacer sentir bien a nuestros huéspedes. Al fin encontramos un logro dentro de esa mesquina y movediza felicidad.

 Sobre corrupción no vale la pena gastar un renglón más. Sólo digamos que en función de la política colombiana vamos a “enrriquecer” a la respetada Real Academia de la  Lengua Española ,con  un nuevo léxico que las futuras generaciones tendrán como tarea de historia a saber: parapolítica, falsos positivos, narcopolíca, carruseles de contratación ect, ect. Si se me olvidó alguno , por favor agréguelo a la lista.

Please follow and like us:

¿Disfruta de este blog? Pasa la voz :)