Tiempo de semana santa, Tiempo de reflexion

El siglo XXI y la realidad sobre la celebración más importante del mundo cristiano.

 Francisco Cardona/ especial Enfoque Periodístico

 Uno de los acontecimientos más impactantes de la historia del mundo ha sido ,sin duda, las teorías acerca de la creación y evolución que han llevado  al mundo a cuestionar sobre el origen del hombre. Por ejemplo : ¿Cuál fue el primer ser humano de la tierra ? Ó ¿Quiénes fueron los primeros pobladores? , ¿llegaron de otra dimensión o galaxia?  , ¿Por qué desde un principio se tejió la confusión sobre el origen del hombre y de todo cuanto existe alrededor? A éstas inquietudes se suma otro discutido currículo con dimensiones tridimensional como la de los extraterrestes. Todas ,en sumo, difieren entre, si el ser humano evolucionó , fue creado o si llegó de otra galaxia para establecerse en la tierra tal como en este siglo XXI las grandes potencias tratan de explorar con el planeta Marte.

 Preguntas que por los siglos de los siglos, la religión y la ciencia nos han llevado a discrepar sobre  la verdadera razón de la vida y el rol del ser humano en éste- casi invivible hogar-llamado planeta tierra.

 En ésta perspectiva de dudas cada corriente contempla la mejor hipótesis y plantean lo más saludable para la humanidad en función de Dios y de la ciencia.  En cuanto a la creación lo que conocemos ,a grosso modo , de puño y letra de  grandes historiadores y escritores de la Biblia  y expresado en lenguaje coloquial es que hubo un tiempo donde un Dios todo poderoso dedicó todo su esfuerzo para crear lo que él , en su momento de inspiración, consideró que iba a ser fundamental ,esencial y bueno a partir de un cuerpo , un espíritu y, lo más difícil, la inteligencia para sobrevivir , crecer y desarrollarse a través de su existencia.  Luego, con los primeros pobladores se da inicio a la compleja humanidad que con sus rupestres acontecimientos firma un contexto creacional el cual está sustentado en los escritos del éxodo, levíticos y deuteronomio , ect.

Prácticamente la teoría creacionista nos muestra dos etapas o períodos que dividen la forma de pensar ya que las primeras leyes se hicieron insuficientes ante la actitud beligerante y acusiosa de los pueblos que buscaban ante sus propios dioses las respuestas de las promesas que no obtenían de sus sacerdotes y profetas sobre la “la tierra prometida”. Luego, después de muchos siglos de persecuciones, luchas y guerras se da inicio a la segunda parte del conflicto espiritual del ser humano y Dios envía a su hijo Jesús para aliviar y aclarar el nuevo camino que ,hasta el sol de hoy , millones de cristianos celebramos y cuyo valor histórico nos lleva cada año a celebrar las ‘buenas nuevas’ de salvación.

 Desde luego que paralelo a la sublime creación están los evolucionistas que siguen aportando estudios científicos con base en la teoría del “bing bang” o gran explosión pero que paradógicamente han recurrido a las escrituras bíblicas para corroborar los tiempos de la civilización.

 Todo cuanto creemos depende de la información que recibimos  , no sólo, sobre la prueba de la existencia de Dios sino de las  teorías y enseñanzas materiales. El convencimiento sobre la existencia y la vida tienen un punto de partida en nuestra niñez. La primera identificación y posterior elección sobre quienes somos  está supeditada a las enseñanzas del hogar, la escuela y de la misma sociedad dependiendo del carácter secular o religioso.  Pero en el trasegar de nuestras vidas, cuando las inquietudes espirituales asaltan los pensamientos , decidimos entonces que es necesario ir en busca de la verdad. Pero , ¿cuál verdad? Si tenemos dudas de nuestro génesis o de los inicios mucho más nos altera el no saber exactamente a donde vamos cuando morimos porque según las convicciones y creencias de cada individuo asi mismo será el punto de vista sobre la vida y la existencia.

 Por ejemplo. Si el conocimiento inicial de Dios y la creación se adquirieron por inducción o convicción  y ha sido el motor de su vida y te ha convencido que la fe , respaldada por los principios cristianos, lo es todo y constituye la satisfacción plena de la verdad , no tienes por qué poner en tela de juicio ni dudar sobre su existencia y propósito. Del mismo modo si usted estuvo expuesto a cualquier tipo de ideología o religión y luego ha decidido buscar otro camino, igual, es respetable tu decisión ya que nadie puede obligarte a seguir lo que tu corazón y sentimientos quieren y desean. Porque la misma Biblia explica que la salvación es individual. Y, además, cada quien tendrá que “rendir cuentas” de su vida ante su creador.

 No obstante lo que en teoría pareciese sencillo acerca del libre albedrío, podría tornarse en confusión si llevamos al extremo los objetivos de esa ideología y caemos en un fanatismo religioso que, en vez de fortalecer sus enseñanzas, traerían la tentación insana de creer que si los demás no están de acuerdo a su verdad se irán al temido infierno. Recordemos que ,Cada quien siente, piensa , actúa y cree según su convicción.

 Factores ideológicos que han contribuído al distanciamiento entre la sociedad y la religión

 De plano, éste formato acerca del enfoque existencial del ‘hombre’ -como pieza clave de la creación- y las responsabilidades de éste ante Dios tuvieron su primer factor controversial desde el siglo XV a partir de la división de la iglesia la cual provocó una desersión y un distanciamiento paulatino hacia Dios y hacia las celebraciones religiosas básicamente.

 El papel de la iglesia a través de los siglos ha tenido múltiples coyunturas en la doctrina donde el catolicismo tomó como prenda de garantía los principios cristinos y difundió un mensaje absolutista. Impositivo quizas pues tenían el sello de la sabiduría de Dios y el pasaporte divino para llegar al Cielo. Luego aparece Martin Lutero y otros rebeldes religiosos y fracturan la hegemonía ecleciastica a través de las Encíclicas dando inicio a lo que conocemos como protestantismo. En medio de éstas diferencias -del mensaje hermético y privilegiado de los católicos al mensaje participativo y libre para todos sin excepción- algunos cristianos celebran los días santos o la Semana Santa para conmemorar el nacimiento , vida y obra del hijo de Dios hecho hombre , llamado Jesus Cristo.

 Pero más allá de esta división la disyuntiva del ser humano no han sido las religiones como nos han hecho creer ,en el aspecto doctrinal, lo cual ha sido parte vital en el crecimiento y desarrollo espiritual de los individuos reflejado en el liderazgo.  Las religiones , han servido para construir ,aunque hipotéticamente, la vía de comunicación hacia Dios. Lo difuso y entrañable es que las interpretaciones bíblicas se comercializaron y desde los altares se profanan erróneas enseñanzas y se educa más en función del pastor y la iglesia y no en las enseñanzas de amor y fe y de enrriquecimiento espiritual del ser humano, primordialmente. Ésta proliferación de falsas doctrinas que mercadean con los mensajes bíblicos ha producido una apatía generalizada hacia Dios, hacia la iglesia y hacia los líderes religiosos.

 Pero , ¿qué significado tiene hoy la Semana Santa?

 Después de echar una hojeada a los dos más importantes cambios que se han dado en la iglesia (la división y profanación del mensaje) visualicemos cómo las celebraciones de “la semana mayor” han pasado a segundo plano y se han convertido en fiestas de vacaciones.

 Como reza el refrán, todo tiempo pasado fue mejor. Hace cuarenta años , desde que tengo uso de razón, las Semanas Santas eran realmente dedicadas a la iglesia y las personas eran sumisas y respetaban la celebración al punto de que se cambiaba el estilo de vida. Las emisoras de radio , por ejemplo, solían suspender la programación regular por música instrumental. Las procesiones religiosas eran privilegiadas en su recorrido y al llegar a la iglesia la solmemnidad era aún mayor y !hay de aquellos que trataran de “sabotear” la misa! Porque el Cura podía sacarte de la oreja y ponerte de patitas a la calle ya que las reglas eran inquebrantables. Se guardaba prácticamente toda la semana desde el domingo de ramos hasta la misa de Gloria del sábado siguiente y los que no iban a la iglesia escuchaban por radio el sermón de las siete palabras de los sacerdotes más conocidos del pueblo y las ciudades. El de Cali era el padre Alfonso Hurtado Galviz. En cuanto a la presentación , Las mujeres usaban mantos y escapularios y sus vestido eran decentes. Los hombres mayores se peleaban para “cargar” los santos y en los hogares se preparaba “saumerio”. En fin , ni siquiera se podía comer carne , sólo pescado.

Las semanas santas de otros tiempos eran más concurridas que ahora

 Luego, con el tiempo, con el desarrollo de los medios de comunicación , las sociedades fueron atraídas por otras costumbres seculares y decidieron tomar los días festivos de semana santa para ir a la playa , viajar y hasta parrandear porque los días santos son para los religiosos y sobre ellos recae la responsabilidad de rezar u orar ante Dios para perdonar y salvar tanto a justos como pecadores. Una vida moderna que popularizó el pantalón para las mujeres(blue jeans). Los peinados remplazaron los mantos y los dispositivos móbiles a los escapularios. La solemnidad dió paso a los aplausos, maracas y campanas. Hay bandas de salsa y todo tipo de música en las iglesias. El cura y algunos pastores decidieron modernizar el estilo del culto o la misa porque los pocos feligreses se estaban ‘muriendo’ de sueño. Hace pocos días rodó en las redes sociales un video de un sacerdote dando misa con una aeropatineta (hoverboad). ¿Hacia donde va la iglesia? No sabemos pero de lo que si estamos completamente seguros es que el mensaje bíblico se lee cada vez más en las tabletas y computadores.

Creemos también que la razón de éstos cambios y comportamientos obedecen junto a los cambios sociales, a la reforma educativa flexible que excluyó de las  escuelas y colegios la enseñanza educativa, religiosa y moral. A partir de ésta reforma las generaciones -sin Dios y sin Ley- tuvieron el libre albedrío de creer en lo que tienen y ven. Son fríos y calculadores y la existencia de Dios pertenece a la historia que , entre otras cosas, desconocen.

En resumidas cuentas , celebrar semana santa en pleno siglo XXI  en vez de creer en la multiplicación de los panes y los peces estamos siendo testigos de la multiplicación exagerada de la tecnología donde los celulares son el pan de cada día y los peces sufren de la contaminación ambiental. Ya no interesa el sermón de las 7 palabras pues con los 7 días de vacaciones  ‘la vida en el mar es más sabrosa’. Y ni que decir de la misa de gloria pues quienes han tenido la pulcridad de aguantar todos éstos días sin “parrandear” le apuestan al sancocho de gallina el domingo. Realidad o exageración pues “si alguien está libre de pecado que tire la primera piedra”. No se enfadan que es dañino para la salud y menos en los días de semana santa.

DIOS LOS BENDIGA

Please follow and like us:

¿Disfruta de este blog? Pasa la voz :)