El “Bronx” : una vieja historia de ñeros, mendigos, drogadictos y delincuentes

LA DELINCUENCIA EN COLOMBIA AHORA ES MÁS AMERICANA Y ELEGANTE: “EL BRONX”

¿ A quién se le ocurrió la brillante idea de americanizar los males de la pobreza que aquejan los barrios y comunas de algunas ciudades en Colombia?

¿Otra estrategia política para desviar la atención sobre la problemática de los campesinos y el proceso de paz?

Por Francisco Cardona/Editor

Posiblemente los periodistas y medios de comunicación en Colombia estarán desplegando todo su potencial informativo para descubrir “el agua tibia” de un mal social que todos sabemos que es muy criollo y particular a pesar de que lo pinten y acomoden en función de los intereses políticos. Para nadie es un secreto que la policía es corrupta y se nutre de los impuestos y tajadas que usurpan a los expendedores de drogas y armas de los sitios más inaxequibles de la ciudad. Tampoco hay que tapar el sol con el dedo y decir que el gobierno hace algo para destruir esos antros y centros que hasta hace algún tiempo tenían identidad y nombre propio. Todo se hace conforme a la necesidad de intereses particulares y no con el objetivo social.

La calle del cartucho , por ejemplo, era tan conocida como los mismos cuentos de los comediantes del programa ‘sábados felices’ que han hecho por décadas ,de éste sitio , un modelo de vida que los bogotanos bautizaron como el lugar y refugio de los delincuentes. En éste céntrico lugar cercano a las oficinas gubernamentales y el Palacio de Nariño,  había de todo y para todos. Un sitio que de a poco se convirtió en el hogar de los desplazados del conflicto armado,  compartido , además, por la prostitución y venta de drogas. La antropóloga Ingrid Morris Rincón autora del libro :  “en un lugar llamado el cartucho” patentizó hace cuatro años cómo nacieron el cartucho y el Bronx dentro de una compleja historia que dividió la delincuencia y la corrupción en nombres distintos pero bajo el mismo techo.

“La consolidación del contrabando y el desempleo urbano (de Bogotá y otras partes del país) fueron concentrando grupos de vendedores estacionarios y muchos jóvenes en búsqueda de su subsistencia. La pobreza produjo que esta población fuera aumentando. Para finales de los sesenta y principios de los setenta, Santa Inés* ya empezaba a ser un lugar estigmatizado por el consumo y expendio de drogas. De una extraña manera este lugar se había convertido en el eje de dicha actividad en la ciudad

En los años sesenta y setenta aparecieron pandillas, usaron sus armas para instaurar el poder del terror y cuando se hacía necesario, mataban a los dueños de las casas y a sus familias del barrio que pronto se convertiría en el Cartucho. De esa manera se apropiaron del sector; que ya hacía varios años se llamaba la Calle del Cartucho. Hay quienes señalan que ese nombre proviene de las flores que adornaban los balcones del Santa Inés, pero otros afirman que el nombre de “El Cartucho” surgió de los conos de cartón en donde se vendía el hilo. Cuando “Los Santandereanos”, liderados por los Ariza y los Arguello, llegaron con el bazuco al Santa Inés, era en esos “cartuchos” en donde sacaban la droga, que se expendía en tubitos de vidrio de los que se usaban para la anestesia dental”

De acuerdo a los estudios de la antropóloga Burgos, el antiguo cartucho y el ahora desolado “Bronx” son la síntesis de la violencia en Colombia. Y lo es ya que según estudios – y tampoco es un gran descubrimiento- hay muchos bronx en todo el país como el caso del Distrito de Aguablanca en el oriente de Cali y ni qué decir de las comunas de Medellín y de todos los sitios periféricos usados para el tráfico de drogas y armas. Lo curioso de todo es ¿por qué justo en este momento crucial del país donde está al portas de firmar unos acuerdos con las Farc el gobierno decide intervenir y arrasar el Bronx? De acuerdo al Alcalde de Bogotá , Enrrique Peñalosa , éste plan de intervención se había iniciado  a finales de la década de los 90 con la eliminación de la calle del cartucho. Pero, por qué razón no se extirpó el mal y al contrario lo dejaron crecer ?

Buena pregunta que seguro todos los colombianos se estarán preguntando. ¿ Por qué ahora?

Dos razones podrían acercarnos a una realidad que nadie seguramente se atreve a decir y menos los periodistas consecuentes con las decisiones políticas del actual gobierno. Lo primero es que hay que llamar las cosas por su nombre. En el país se han instaurado todo tipo de mafias: desde la mafia de las legumbres y del cilantro en las galerías y centros expendedores de alimentos hasta la mafia de las tierras y de la vivienda. Decir que en Colombia se desarticula la mafia de la yuca , por ejemplo, es un gran triunfo y los políticos y la policía levantan la copa mientras nacen y se enquistan tres o cuatro más. Es como cuando asestan el más duro golpe contra los cárteles de la droga. Siempre es “el más grande” de la historia y al poco tiempo se da otro y otro más.

Hace poco el fotógrafo y periodista Federico Ríos escobar, en reciente visita a Nueva York expresó en una entrevista para Enfoque Periodístico , que el problema de Colombia era los políticos que veían al país como una fortuna cultural donde cualquier espacio era comercialmente pausible para hacer dinero a costas de la miseria y el hambre de millones de necesitados y desplazados. Aquí está la segunda teoría sobre el objetivo del Alcalde Peñalosa por la que intervino el famoso sitio de el Bronx que ,en declaraciones a la prensa , dejó en evidencia que más allá del nuevo triunfo contra la ilegalidad existe un proyecto que pronto será el nuevo hogar de los ricos y políticos de Bogotá.

“La Agencia Nacional de Renovación Urbana Virgilio Barco tiene proyectos en la zona para hacer edificios de oficinas del Gobierno Nacional. Esto hace parte de un programa integral para la recuperación del centro de Bogotá”, explicó Peñalosa.

Está bien desde el punto de vista urbanístico rescatar éstos sectores para la sociedad como en su momento hizo el Alcalde Rodrigo Guerrero de Cali en el sector conocido como ‘el Calvario’. Pero,  qué sucederá con casi 3000 personas que entre residentes y visitantes temporales hicieron del Bronx el lugar más peligroso de la Capital?

Para la antropóloga ingrid Morris , quien más ha investigado desde el desalojo de el cartucho en los 90s , todo ha sido paños de agua tibia. La raíz del problema es mucho más profunda: los consumidores solo cambian cuando reconocen que tienen una enfermedad. Los hogares de paso para darles comida y baño sirven pero en condiciones dignas. Las mafias, que son parte del narcotráfico de Colombia, tienen redes, se mueven, no se quedan quietas. Muchas de ellas se fueron, en ese entonces, al barrio Santa fe donde compraron casas para convertirlas en ollas y prostíbulos. Hay más de 20 ollas iguales o peores en Bogotá , señala Morris Rincón.

Ana Marcos , corresponsal del diario El País de España que en su contexto investigatvo no ocultó el más mínimo detalle cuenta que el Bronx (ubicado en el barrio VOTO NACIONAL igualmente cerca a la Casa Presidencial)  es ahora un pequeño pueblo fantasma custodiado día y noche por las autoridades, pero durante casi dos décadas fue la casa diaria de 3.000 personas de todos los estratos sociales, unas 5.000 los fines de semana. En las calles, sin asfaltar, hay restos de las maderas y los toldos de las taquillas, los puestos donde se vendían al aire libre el bazuco o crack (la pasta base de la cocaína), por algo más de un dólar. El mercado funcionaba 24 horas, siete días a la semana. En una jornada se movían 130 MILLONES DE PESOS (41.000 de dólares) de ganancias del narcotráfico.

Cartucho , Bronx, Calvario , Cambolla o Vietnam -el nombre es lo de menos- , hay un problema social grave que definitivamente es y seguirá siendo en otros rincones de Colombia eslabones de drogadicción y crimen organizado. Un gran negocio que en tiempos modernos ha adquirido la categoría internacional de “el Bronx”. Por lo demás,  mis queridos lectores , éste Bronx -que en nada se parece a los problemas del famoso condado de el BRONX de Nueva York _ es sólo un nombre para llamar la atención pues no es lo mismo decir que “se cayó el puente de Manhattan en “chigorodó” hipotéticamente , al de :  ‘chigorodó se tiró del puente de Manhattan de Nueva York. Ésta es la ciencia ficción del periodismo donde se conjugan la ineficacia con el sensacionalismo.

OTRAS NOTAS DEL EDITOR

Please follow and like us:

¿Disfruta de este blog? Pasa la voz :)