Alerta en Los Angeles por alta contaminación ambiental

80% de californianos tienen la salud en riesgo por condiciones de aire nocivo

Informe de la Asociación Pulmonar de Estados Unidos

LOS ANGELES,  /PRNewswire

El reporte sobre la Condición del Aire 2016 de la Asociación Pulmonar de Estados Unidos que se presentó hoy indica que a pesar de las mejoras que siguen habiendo en la calidad del aire, ocho de cada diez californianos viven en condados que tienen niveles de contaminación por ozono o material particulado que son nocivos para la salud. El reporte de este año utiliza datos sobre la contaminación por ozono y material particulado pertenecientes al periodo entre 2012 y 2014. El ozono y el material particulado son dos de los contaminantes más comunes que pueden ser mortales para la salud pública.  

El área metropolitana de Bakersfield volvió a ocupar el primer puesto como el área del país más contaminada por material particulado, mientras que Los Angeles sigue en las primeras posiciones de la lista como una de las áreas más contaminadas por ozono.  Específicamente, de las 10 ciudades con peor contaminación del aire de los Estados Unidos, las áreas metropolitanas de California se clasifican de la siguiente manera:

Contaminación por ozono /6 de las 10 primeras ciudades

LA-Long Beach-Riverside /Bakersfield /Visalia-Porterville-Hanford /Fresno-Mader

Sacramento-Roseville /Modesto-Merced

Contaminación por Material particulado, contaminación anual

Bakersfield/ Fresno- Madera/ Visalia-Poterville-Hanford / Modesto-merced/ San Jose-SF-Oakland-Stockto/ LA-Long Beach-Riverside

Si bien muchas ciudades de California aparecen entre las 10 primeras con la peor contaminación del aire, para varias ciudades fue el año más limpio hasta la fecha en lo que se refiere a la contaminación por ozono o material particulado. Este es el caso de Los Angeles que obtuvo los niveles más bajos de contaminación del aire en los 17 años en que se ha publicado el reporte de la Condición del Aire. “Gracias a vehículos y combustibles más limpios, así como a las políticas innovadoras de California a favor de un aire limpio, estamos observando que avanzamos de manera firme en nuestra lucha por un aire más limpio,” afirmó  Olivia J. (Gertz) Diaz-Lapham, Presidenta y Directora General de la Asociación Americana del Pulmón en California. “Sin embargo, más del 80% de los californianos – 32 millones de residentes – todavía viven en condados saturados de aire nocivo para la salud durante ciertas partes del año. Básicamente debemos de hacer más para proteger la salud de los californianos.”

A pesar de estas clasificaciones, el reporte sobre la Condición del Aire 2016 también muestra que muchas ciudades de California mejoraron significativamente en la reducción de la contaminación nociva para la salud causada por el ozono y material particulado desde que se publicó el reporte por primera vez en 2004. La región del sur de California ha reducido en un 90% los niveles de contaminación nocivos para la salud desde que se publicó el reporte por primera vez. De todos modos, todavía hay que mejorar para proteger mejor la salud pública de los efectos mortales de la contaminación del aire. Este año, El Centro, Los Angeles,Sacramento y Visalia tuvieron el número más reducido reportado hasta la fecha de días nocivos para la salud debido a la contaminación por ozono. Asimismo, Salinas fue nombrada de nuevo una de las ciudades más limpias del país y, de cuatro ciudades, fue la única que se clasificó en las listas de ciudades más limpias en las tres categorías. Santa Maria-Santa Barbara y Redding-Red Bluff también aparecieron en la lista de las ciudades más limpias de contaminación por material particulado.

Los problemas persistentes de la contaminación en California se deben principalmente a las emisiones provocadas por medios de transportación, como automóviles, camiones y autobuses de diésel, locomotoras, barcos, equipo agrícola y otras fuentes como las refinerías de petróleo, fábricas, quema de leña en áreas residenciales e incendios forestales. Las condiciones meteorológicas, el calor y la geografía de Californiafacilitan la formación de esmog y de hollín.

El reporte de este año refleja los nuevos estándares federales para los niveles de ozono (esmog): 70 partes por mil millones y el impacto que siguen teniendo las condiciones de sequía relacionadas con el cambio climático que mantienen los niveles de contaminación elevados. “La contaminación del aire continúa siendo una enorme amenaza para la salud pública y contribuye a miles de hospitalizaciones, visitas a salas de emergencia y muertes cada año de nuestros ciudadanos más vulnerables: niños, personas ancianas y personas con enfermedades pulmonares como cáncer de pulmón, bronquitis crónica o enfisema,” afirmó David Tom Cooke, MD, cirujano pulmonar y miembro del consejo directivo voluntario de la Asociación del Pulmón. “Debemos redoblar nuestros esfuerzos para hacer la transición hacia una California que no utilice combustibles fósiles para el transporte y la generación de energía invirtiendo en tecnologías de emisión cero.”

Para afrontar el reto que representa la contaminación del aire y el cambio climático, la Asociación Americana del Pulmón en California y otros grupos de salud apoyan el Proyecto de Ley del Senado 1383 (Lara)  a fin de establecer objetivos claros que reduzcan los “supercontaminantes”, como el carbono negro procedente de las emisiones de diésel y de la quema de leña, que amenazan a la salud pública y que están acelerando el cambio climático.

Acerca de la Asociación Americana del Pulmón 

Ahora en su segundo siglo, la Asociación Americana del Pulmón es la organización líder que trabaja para salvar vidas al mejorar la salud pulmonar y prevenir enfermedades del pulmón. Con su generoso apoyo, la Asociación Americana del Pulmón continúa “Luchando por el Aire” por medio de la investigación, educación y defensa. Para más información acerca de la Asociación Americana del Pulmón o para apoyar sus esfuerzos, llame al 1-800-LUNG-USA (1-800-586-4872) 

OTRAS INFORMACIONES DEL MEDIO AMBIENTE

COMO RECUPERAR UN PAISAJE PERDIDO DESPUES DE 400 AÑOS

La “isla” volcada en recuperar un paisaje que perdió hace más de 400 años

Enfoque Periodístico/Especiales EFE

La Aldea de San Nicolás, al oeste de Gran Canaria, es “una isla dentro de una isla”, una localidad que se ha volcado en un ambicioso proyecto de restauración ambiental para recuperar un paisaje que se perdió hace más de cuatrocientos años. Sus habitantes han lamentado durante décadas que el “exceso” de protección haya podido limitar su desarrollo o una expansión urbanístico-turística similar a la de otras zonas del archipiélago. Pero hoy perciben que los recursos naturales y el paisaje son su principal valor, que pueden ser la mejor oportunidad para el desarrollo y el elemento sobre el que se sustentará una oferta turística muy diferenciada.

Y es que el 82 por ciento del municipio está en espacios naturales protegidos; pertenece en su integridad a la Reserva de la Biosfera de Gran Canaria y está rodeada por varios espacios de la red europea Natura 2000, que pretende asegurar a largo plazo los hábitats y las especies más representativos de Europa.

El proyecto Life europeo “Guguy”, en el que participan el Cabildo de Gran Canaria y la empresa pública Gesplan -además de la UE- persigue recuperar los bosques endémicos de cedro canario, que ha estado al borde de la extinción, pero también las sabinas, los pinos canarios o los brezales que hace siglos tapizaban las montañas.

Especies endémicas, hábitats de interés…..

Las administraciones (los gestores del espacio natural, el Ayuntamiento, el Cabildo insular, el Gobierno canario y la Comisión Europea) han empeñado recursos en esa transformación, ya que se trata además de una de las zonas más importantes para la conservación de la isla de Gran Canaria debido al número de especies endémicas que alberga y al interés de sus diferentes hábitats. Todas las zonas donde se van a desarrollar los trabajos de restauración están incluidas en la red Natura 2000, y las partes implicadas están convencidas de que el proyecto no podría obtener los resultados deseados sin la cooperación de la población local; al principio, por los empleos directos que están generando esos trabajos, y después por las nuevas oportunidades que pueden surgir en torno a los recursos naturales de la zona.
El alcalde de La Aldea, Tomás Pérez, ha subrayado esa implicación de la población y que gracias a la labor divulgativa y de sensibilización ambiental entienda que la “impresionante riqueza” natural puede ser un atractivo turístico cada vez mayor.

En declaraciones a EFE, Tomás Pérez ha insistido en que esa cantidad de zonas protegidas no impide que tengan también alguna reserva de suelo para usos turísticos en el municipio, para que la conservación de los recursos naturales pueda avanzar de la mano del crecimiento económico y social del pueblo. El alcalde ha incidido en que el trabajo del consistorio estará durante los próximos años encaminado “a conservar y potenciar el alto valor que tiene la naturaleza para nosotros, porque muchos turistas vienen buscando ese contacto con la naturaleza que ya no encuentran en otros lugares”.

Los habitantes, dueños y partícipes del proyecto

Para el director técnico del proyecto, Gustavo Viera, gran parte del éxito se debe a la implicación de los habitantes y a que han asumido la recuperación de esos hábitat “como una oportunidad” para el futuro. “Se sienten partícipes y dueños del proyecto”, ha dicho. Al inicio del proyecto existían menos de cincuenta cedros de Gran Canaria -genéticamente diferentes a los de otras islas del archipiélago- en un estado “paupérrimo” de conservación, y aunque la iniciativa nació con la intención de reproducir unos 1.000 ejemplares, ya se han logrado unos 4.000. Viera está convencido de que este proyecto (que comenzó en 2013 y finalizará en 2017) ha sido “un acicate” para los habitantes de La Aldea, porque históricamente han sentido que las diferentes figuras de protección de sus espacios “acogotaban” al pueblo y sólo servían para frenar su desarrollo.

“El proyecto ha conseguido poner en valor esas figuras de protección y que los habitantes se den cuenta de que son una oportunidad, porque difícilmente nadie va a encontrar la riqueza natural que ellos tienen para su explotación turística o de otro tipo”, ha manifestado a EFE. A su juicio, los pobladores de La Aldea se sienten hoy “orgullosos” de su naturaleza y de que Europa les haya puesto en el foco con este proyecto, y están convencidos de que la restauración de este hábitat va a atraer a un público muy diferente y va a consolidar un modelo turístico diferente, natural y de calidad.

La principal amenaza de la reforestación son las cabras asilvestradas que viven en las montañas, procedentes de antiguas cabañas ganaderas pero que carecen ahora “de dueño y de uso” y que amenazan el éxito de las plantaciones, por lo que uno de los objetivos es también “acotar y reducir” estos herbívoros. La bióloga Isabel Nogales, directora de la Reserva Natural Especial de Güigüi, ha señalado en ese sentido que la UE ha dado “un ultimátum” para que se eliminen las cabras y evitar que frustren las labores de reforestación, por lo que se hacen batidas periódicas, aunque ha reconocido que se trata de decisiones controvertidas y polémicas, “porque a nadie le gusta matar un animal”.

Nogales, en declaraciones a EFE, ha explicado que el 80 por ciento del presupuesto previsto para plantaciones ya se ha ejecutado, y ha insistido en que ya ha comenzado a llegar a la zona un tipo de turista muy interesado en los recursos naturales y en que los habitantes han descubierto actividades nuevas -como el senderismo o la información y educación ambiental- que pueden tener mucho valor. EFE

Please follow and like us:

¿Disfruta de este blog? Pasa la voz :)