Sin sobresaltos primer debate demócrata

Si algo demostró el primer debate demócrata es el beneficio de no tener más de una docena de candidatos entre quienes distribuir el tiempo y, sobre todo, no tener en el grupo a alguien como Donald Trump.

 Los cinco aspirantes a la candidatura demócratas para la presidencia (Hillary Clinton, Bernie Sanders, Martin O’Malley, Jim Webb y Lincoln Chafee) tuvieron dos horas para contrastar sus propuestas para tratar los problemas de Estados Unidos.

Es algo que no ha podido hacerse en los dos debates entre los 16 precandidatos republicanos, en parte por el gran número de participantes y en parte por el efecto Trump, que ha hecho de la campaña un torneo de personalidad plagado de insultos y declaraciones grandilocuentes.

En contraste, Clinton y Sanders dándose la mano, sonrientes y solidarios, en un momento del debate presidencial demócrata, resume el tono de lo que vio la noche del martes en Las Vegas.

En el evento organizado por la cadena de noticias CNN y Facebook, no hubo insultos, zancadillas, cuchilladas traicioneras, ni sangre que llegara al río.

Please follow and like us:

¿Disfruta de este blog? Pasa la voz :)