Descubren el “lado oscuro” de Taylor Swift

I’m sorry, but the old Taylor can’t come to the phone right now (Lo lamento, pero la Taylor de antes no puede atender el teléfono en este momento), anuncia Taylor Swift casi al final de su nuevo sencillo “Look What You Made Me Do”, que fue lanzado a través de servicios de emisión en continuo la noche del jueves. Why? Oh … ’cause she’s dead(¿Por qué? Oh… porque está muerta).

Y así de fácil, Swift cambió el estado de ánimo para Reputation, su sexto álbum, que será lanzado el 10 de noviembre. Por si eso no era suficiente, borró todos sus tuits y publicaciones en redes sociales para remplazar el contenido alegre con un tríptico en video de una serpiente realizada por computadora. Además, el viernes agregó dos videos para anunciar la preventa de su disco y el estreno mundial de su nuevo video musical en los Video Music Awards de MTV, el domingo pasado.

Swift ha dejado atrás la expresión con los ojos muy abiertos y la obsesión con los cuentos de hadas para hacer pensar al público que se ha convertido en una mala persona, pero culpa de su cambio a las conductas de otras personas.

En específico, la letra de “Look What You Made Me Do” —que anuncia su tono melodramático a través del sonido oscuro, suave y metálico de las teclas de piano antes de convertirse en duro y electrónico— hace una referencia prácticamente obvia a Kanye West y Kim Kardashian, quienes se volvieron sus acérrimos rivales el año pasado en una pelea por la letra de la canción “Famous” de West. Katy Perry, otra adversaria desde hace tiempo, podría salir ilesa de este conflicto.

Para su largamente esperada respuesta musical —Swift solamente ha lanzado una canción, para la banda sonora de una película, desde 2014 cuando presentó la canción ganadora en los Premios Grammy “1989”—, colaboró con el compositor y productor Jack Antonoff, uno de los principales arquitectos de su sonido después de su fase de música country.

Para analizar la canción y dónde posiciona a Swift tras unos años difíciles para su imagen pública, hemos reunido a los críticos Jon Caramanica, Jon Pareles y Wesley Morris, así como a la editora de música pop, Caryn Ganz.

JON PARELES: Sí, Taylor Swift ha borrado el rastro en sus redes sociales y ha declarado muerta a la “Taylor de antes”, pero su personaje más valorado —Taylor, la vengadora— sigue vivo y más implacable que nunca en “Look What You Made Me Do”. Las canciones de Swift han ajustado las cuentas.

Como canción pop, es transparente. Sus versos y coros son cruelmente despiadados como una producción de hip-hop, en su mayoría tambores y tonos electrónicos, detrás de una melodía de una canción para niños en el verso y un canto rítmico en el coro.

Pero el coro, en vez de desplegar una gran línea melódica, solamente canta el título ocho veces con pequeñas variaciones, en tonos que pueden ser de venganza, de burla, de indiferencia y hasta un poco juguetones.

Swift no intenta sonar bonito ni ofrecer una canción que se pueda cantar en grupo o con un gran coro, ella está contratacando. El título del álbum es Reputation (Reputación), esperemos que no sea solo sobre eso.

JON CARAMANICA: Su nuevo sencillo es la continuación de una pelea. En un sentido amplio contra Kanye West y Kim Kardashian, una réplica a su campaña contra ella después de su enemistad tras el lanzamiento de la canción “Famous” de West, que él tomó como una broma y Swift interpretó como una ofensa.

Pero muestra que Swift también está muerta como una compositora clásica y formal. “Look What You Made Me Do” es una actitud, una pose, una energía —suena como la introducción a algo más ácido—. La canción es medio rap o medio hablada, un alejamiento calculado de las melodías burbujeantes con las que siempre ha sido excelente, aun cuando estaba en su momento menos feliz.

La canción es sorprendentemente calculada. Es su más grande cambio de tono desde “We Are Never Ever Getting Back Together” y “I Knew You Were Trouble,” en 2012. Pero esas canciones eran repeticiones bulliciosas y de ideas que ella había estado explorando. “Look What You Made Me Do”, en contraste, es una renovación y demuestra que Swift está dispuesta a incinerarse a sí misma si eso es lo que se necesita para quemar a todos los demás.

WESLEY MORRIS: Al parecer, la venganza está en la mente de Swift. Por un lado, ella acaba de ganar un caso de acoso sexual que interpretó como una victoria para todas las mujeres. Por el otro, se ha enfrascado en una pelea poco favorecedora y cómica con Katy Perry.

Qué divertida canción para cantar. Aun con el dolor, hay algo de éxtasis. He escuchado “Look What You Made Me Do” cinco veces y no es lo que oigo. Escucho a Katy Perry, Lorde, Fergie y otras cantantes. Lo que no puedo escuchar es a Taylor Swift. Todas sus colegas pueden hablar el idioma del electropop con fluidez. Ella intenta remediarlo, pero solamente se atora.

CARYN GANZ Es furia, es venganza, es chisme. Es una película de horror, un cuento de hadas transformado en una tragedia.

“Look What You Made Me Do” se siente como puro cálculo: no es para las mamás moviendo el pie al ritmo de “1989” en el concierto o las estaciones de radio que todavía debaten si Swift es country o es pop. Esta canción es para sus mayores fanáticos que siempre están listos para una pelea en internet.

Mientras que la canción es acerca desde su prolongado antagonista Kanye West (y Kim Kardashian), Katy Perry es nuevamente un daño colateral: su álbum Witness salió el mismo día que Swift volvió a hacer disponible su catálogo en Spotify y Perry condujo los MTV Video Music Awards el domingo por la noche —donde Swift presentó su nuevo video para asegurarse de que el nombre que todos tengan en la mente sea Taylor Swift—.

 The New York Times
Please follow and like us:

¿Disfruta de este blog? Pasa la voz :)