Puerto Rico , un encanto en medio de crisis económica y huracanes

 
EP/New York /Con Irma en la mayoría de las islas del caribe sucedió lo peor. Destrucción  y desolación en medio de una aguda crisis económica  y política. A excepción de las pequeñas islas británicas y francesas que dependen del fisco europeo que igual atraviesa por crisis separatistas y migratorias , Puerto Rico y República Dominicana se debaten entre la corrupción , los desastres naturales y el endeudamiento. Pero el caso de la Isla del encanto es muy especial , el “Coqui” ha dejado de cantar y la alegría de los puertorriqueños se ha visto truncada por las políticas de Estados Unidos. Posiblemente con Hillary Clinton en la presidencia (una añorada hipótesis que aún se contempla) hubiese sido un tanque de oxigeno para saldar las cuentas de los acreedores que hoy tienen entre las cuerdas la salud , la educación y básicamente las empresas que sustentaban el poco empleo de la empresa privada.
 
Pero como los hubiera y hubiese sólo existen en la conjugación verbal y el diccionario , lo poco y casi nada que habia , como la compañía de electricidad y los sitios turísticos han sido barridos primero , parcialmente por Irma y ahora María que se ha llevado la poca esperanza de los isleños. Como quien dice al caído , caele. Es como si la naturaleza se “hubiera” empeñado y confabulado con la escasa ayuda y los pocos deseos de las políticas de Trump. Y es que del magnate solo salen regaños y malos recuerdos de administraciones pasadas. Él , (Trump) sabe mejor que nadie que un proyecto de inversión sacaría  a Puerto Rico del abismo. Pero sus prioridades van en contravía a la necesidades de los países de América Latina.
 
 
El huracán Irma aunque mordió sólo la parte norte oriental  dejó 40% sin electricidad la Isla. Sobre los daños a la propiedad , un reporte de Priscila López de la columna “trubuna invitada” , explica a los damnificados que si las propiedades estân hipotecadas , tienen seguro contra fuego , huracanes y terremotos. Si la zona es inundable también le cubre pero advierte que éstas compañías de seguros de Puerto Rico cubren solamente por daños a la estructura y elementos adheridos como los gabinetes. Pero no incluye contenido , osea , enseres , neveras , cuadros , prendas u objetos personales , a menos que sus propietarios tengan seguros particulares de éstas pertenencias.
 
En otras palabras sálvese quien pueda si obtuvo un seguro contra daños e inundaciones. De lo contrario , habrá que someterse a la “ayuda” federal que Trump ha prometido la cual consiste en subvenciones para alojamiento temporal y reparaciones en vivienda pero a través de préstamos especiales y otros programas de ayuda para ciudadanos y empresas. Habrá una “financiación federal” mas no ayuda , disponible para la gobernación de Puerto Rico, anunció la secretaría de la Casa Blanca. Surge entonces la pregunta del millón : Aunque hasta hoy no se ha confirmado la cifra ($$$) que Estados Unidos enviará a La gobernación , ¿llegará la ayuda a los sitios que impactó Irma aún cuando no se han valorado los daños y destrozos de María? ¿Habrá otro préstamo y financiación para los nuevos damnificados que dejó el huracán más potente que atravesó y destrozó casas , árboles , edificios , carreteras,  telecomunicaciones y el resago del tendido eléctrio?
 
 
Pero todavía hay otro cuestionamiento mucho más profundo para el presente y futuro de Puerto Rico. Cómo van a pagar las autoridades y quién va asumir éste endeudamiendo si no hay recursos , ni empleo y el proceso de recuperación tardarâ meses o tal vez años? !hay bendito! 
 
No obstante el gran dilema de la crisis y el endeudamiento y el azote de los huracanes , el gobernador Ricardo Roselló ha informado que en el sector agrícola hubo una pérdida inicial de 30 millones de dólares y pidió al gobierno federal que declare zonas de desastre a Culebra y Vieques. Hay que recordar que las finanzas de Puerto Rico están bajo la Junta de Supervisión Fiscal (JSF) y la única esperanza real es que la Agencia Federal de Manejo de Emergencia (FEMA) , en inglés , reembolse los gastos iniciales de lo que arrasó Irma.
 
 Ricardo Rossello Gobernador de Puerto Rico
 
¿Y sobre los desastres de Maria qué?  ¿Será la tabla de salvación para la Isla?
 
Por fortuna , Donald Trump declaró este jueves  a Puerto Rico zona de “gran desastre” por los daños causados por el huracán María , de acuerdo a información de Washington. Éste decreto significa que  EEUU libera fondos federales sin límite para atender la emergencia y ayudar en la reconstrucción de la Isla. 
 
“Gracias a Dios” pasó María por Puerto Rico es posiblemente y paradógicamente la aseveración sublime de los incrédulos que habían quedado “cojeando” con Irma. Como quien dice no hay mal que por bien no venga y la Isla del encanto se abre paso a la reconstrucción y seguramente la emblemática ranita “Coquí” saldrá de entre las ramas y los caídos árboles para cantar junto al jibarito que la esperanza es la última opción que no se puede perder y que quizás , el embate de la naturaleza nos haya dado una lección conjunta que debemos cuidar nuestra madre tierra pues en ella está la única esperanza de vida para los seres humanos. 
 
Ahora bien. Hasta aquí todo es entendible desde el punto de vista catastrófico y es lo mínimo que debe hacer Estados Unidos con un Estado libre asociado como Puerto Rico. Pero no hay que confundir lo uno con lo otro. Reconstrucción en el estricto lenguaje político significa que se van a reparar las carreteras , las escuelas , el fluído eléctrico y los edificios públicos más las zonas estríctamente turísticas y las comunicaciones afectadas por el huracán María. El resto, es decir, los propietarios de las hipotecas  y los dueños de las empresas tendrán que acogerce a la “ayuda” financiera o préstamos propuestos inicialmente por el gobierno federal por los daños causados por ambos huracanes, tal como se expuso al principio. Desde luego que restablecer todos estos servicios es vital y moverá en cierta forma la economía por medio de las compañías que contratará la misma gobernación de la Isla. Pero en el fondo de todo , seguirá la sensación que Puerto Rico necesita una considerable inyección económica.
 
En conclusión y dejando de lado lo material que después de todo se obtiene con el tiempo , es que las pérdidas humanas han sido mínimas comparado con la magnitud de dos potentes  huracanes que han destrozado al caribe en un natural hecho sin precedentes históricos recientes. 
 
 
Please follow and like us:

¿Disfruta de este blog? Pasa la voz :)