EP New York / opinión política/ Sin temor a equivocarnos se puede afirmar que desde que el gobierno del presidente Santos tomó la bandera de la paz para negociar con la guerrilla  , los pueblos y ciudades distantes de Colombia , han entrado en un completo abandono surtido de palabras y promesas vanas que en el fondo del conflicto armado de mas de 50 años , sólo  ha favorecido a los líderes del hoy grupo político denominado Farc (Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común).

Entrar en un análisis conciensudo e histórico de la problemática más vieja del continente es hablar de lo mismo , violencia , narcotráfico , pobreza y desolación. Sin embargo  en el marco político trazado para solucionar a largo plazo la disyuntiva de los pueblos indígenas y del campesino que han sido sometido a todas las pruebas gubernamentales  para llegar a lo que hoy el propio gobierno ha denominado “el fin de la guerra” , es el inicio mas bien de otro grave conflicto llamado <<corrupción e incertidumbre>>.

Hay tres aspectos , dentro de la “teoría de la paz” que manejan los especialistas que concluye luego de varios años de diálogos que parten de un interrogante:  ¿Cómo se fraguó el terreno de las Farc para llegar a instancias tan cercanas al poder?

La filosofía de las Farc mientras vivían en las montañas y controlaban ciudades y pueblos enteros , era  suplír muchss necesidades de los indígenas y campesinos donde la presencia del estado era casi inexistente. Los insurgentes controlaban todo tipo de negocios incluído el del narcotráfico junto al negocio del secuestro y extorsión. Es decir , mientras se dieron los procesos de paz y se llegó finalmente a los diálogos de la habana , las Farc consolidaban su fortuna.

Hoy la coca, más rentable que cualquier otro cultivo, sigue creciendo en Colombia, y Tumaco es el municipio que hace el mayor aporte a esa industria: 23.148 hectáreas, de las 188.000 hectáreas de coca a escala nacional que acaba de contar la Administración para el Control de las Drogas de los Estados Unidos (DEA, por su sigla en inglés). New York Times

Ésto demuestra y corrobora que los cultivos de coca y la producción del alcoholoide triplicó las cifras e infló las estadística y de paso , alertó a los EEUU quien ha sido el “socio” desde el plan Colombia para la erradicación de los cultivos ilícitos.

En segundo plano , el objetivo de la paz , que era acabar con el conflicto armado , terminó siendo un MODELO CASTRISTA , alejado totalmente de las necesidades y prioridades de los pueblos que fueron sometidos a la violencia. Además , Sobre la reparación de las víctimas y lo más neurálgico , la sustitución de cultivos ilícitos junto al retorno de millones de desplazados a sus tierras usurpadas durante la guerra , fue un sofisma de distracción que terminó involucrando,  por pedido explícito de Timochenko,  a los grupos paramilitares. Al final , se firmó la paz por encima de un plebiscito que había votado “NO” al proceso , se vulneró el equilibrio de poderes para  desfalcar al Estado socavando el órgano judicial en función de las Farc , se enmermeló al poder legistaivo para favorecer los planes del socialismo y , al término del posconflicto, los militares terminan siendo juzgados e igualados con los terroristas.
 

Pero una vez salidos del monte y haber doblegado las instituciones democráticas , las Farc y Santos crean,  en tercera instancia ,  un organismo judicial corrupto (JEP) la junta especial para la paz , para juzgar simbólicamente a los guerrilleros pero , de paso , enjuiciar a todo organismo que hubiese estado  involucrado con la guerra como los grupos paramilitares , narcotraficantes , políticos y ex presidentes. En tal sentido es que “ad portas” de elecciones presidenciales en el 2018 se sabe que con el blindaje del proceso de paz que Santos visualizó , siempre hubo de por medio la intención de frenar la oposición para conformar lo que a la postre deseaba la guerrilla: llegar al poder a través de la paz.

Dos asuntos muy graves enfrenta Colombia en la actualidad. Uno , el poder económico de las Farc que usarán  durante la campaña presidencial en los mismos pueblos que controlaban antes del proceso. Y dos , buscar entre lo menos “enmermeldos” un líder que tenga “la llave” ideal para abrir el blindaje que está a punto de convertir al país en otra cloaca socialista del siglo XXI. 

Y la solución es simple. Lo primero es retomar la seguridad democrática. 

Por tal razón ,  hay que rescatar el equilibrio de poderes que es el sistema o mecanismo de frenos y contrapesos para la estabilidad del estado. Es cierto que otros grupos de izquierda se infiltraron conformando partidos políticos como la Unión Patriótica y el M19 en otros procesos logrando posiciones dentro del gobierno. Pero el proceso de paz de Santos fue impositivo , inconsulto y engañoso. Una jugada política sucia y empañada por un premio nobel negociado para entregar el país a compañías extranjeras. 

El problema central de éste meollo político llamado “proceso de paz” es que la insurgencia nunca ha tenido intención de dejar las armas y menos precisar la cuantía de su fortuna considerada la segunda más importante entre los grupos terroristas del mundo de acuerdo a la revista “the Economist” 

Ahora bien desde el punto vista informativo en colombia sucede que cuando la opinión pública internacional trata de desenmascarar al gobierno de Santos , inmediatamente la ONU y los Derechos Humanos y organismos ambientalistas y la propia prensa nacional , salen en defensa del proceso de paz exaltando y otorgando premios rebuscados para “ocultar” y continuar con el cometido de entregar a Colombia al socialismo. 

Para nadie es un secreto que Colombia es privilegiado en biodiversidad con millones de especies en la flora y fauna y hermosos paisajes y sitios turísticos envidiables como el parque del café , pero lo que se ha construído  y le ha dado cierta tranquilidad a los extranjeros para invertir , hoy es una nube sombría de inseguridad y riesgo enorme para invertir . La inseguridad jurídica, la carga tributaria y la corrupción pública están quebrando a cientos de empresas  , señala un informe publicado en El Espectador titulado ¿Quién los protege? De Indalecio Dangond. 

En éste mismo enfoque proteccionista , la ONU afirma que grupos violentos están poniendo en riesgo la paz de Santos pero la verdad es que no es otra cosa que los mismos disidentes de las Farc quienes siguen secuestrando y matando. 

Por último es de anotar que Colombia vive dos realidades que , en vez de encontrar un punto equidistante en la solución del conflicto , ha entrado en una etapa de corrupción , desconfianza e incertidumbre que tienen en vilo a la comunidad internacional sobre el descenlace del proceso de paz más polémico de la historia política de latinoamérica. Uno , es la Colombia que han visualizado Santos y las Farc en función del socialismo y dos , la Colombia digna y honesta que tradicionalmente ha sido guiada por la senda democrática. 

En éste aspecto se empieza a visualizar una nueva polarización entre la izquierda y la nueva posición liberal del siglo XXI. Y la pregunta del millón para los casi 50 millones de colombianos es : Dadas todas las premisas que apuntan a la diseminación del socialismo en el 2018 -año de elecciones presidenciales- y la proliferación de partidos políticos diseminados y fortalecidos por la gran cantidad de dinero que fluirá durante el proceso electoral , ¿Quién puede ser el próximo presidente de Colombia?

Timochenko ? Ordoñez , Vargas LLeras? ó el ex ministro de defensa Juan C. Pinzón que ha llegado a Valledupar donde están las siete plagas del país a decir que es el más transparente después de haberse “untado” con el gobierno? ó alguien del Centro Democrático? ó el dr. Fernando Londoño Hoyos?

En sus manos está el futuro de Colombia. Y termino con ésta cita célebre del desaparecido periodista y comediante Garzón quien precisamente ha sido una de las tantas víctimas de éste conflicto.

“Si ustedes los jóvenes no asumen la dirección de su propio país , nadie va a venir a salvárselo!….nadie” , Jaime Garzón .

Otros temas de opinión….

 

Please follow and like us:

¿Disfruta de este blog? Pasa la voz :)