Rusia , EEUU , Corea del Norte y China , los cuatro escenarios que impactaron el 2017

EP New York/ opinión /Sin duda el dominio ruso en Europa y su fuerte influencia en la democracia estadounidense asi como su injerencia política en Europa a través de Vladimir Putin , marcaron el inicio del 2017. Un organigrama calculado y casi perfecto del Kremlin al influir notablemente y por vez primera en la esfera mundial dejando a su paso una inesperada estela de acertijos que ni los mismos analistas políticos han podido descifrar.

Desde inicio de año , todo hacía suponer  que con la llegada de Donald Trump al poder el mundo vería más de lo mismo , es decir, dos liderazgos repartiendose los recursos bajo la tutela del capitalismo y socialismo. Pero no. Otras peligrosas instancias de poder saltaron a la escena política mundial desnudando dos peligrosas y agresivas pretenciones asiáticas. Las pruebas nucleraes de Corea del Norte y la espansión económica de China.

Pero muy a pesar de que Donald Trump rompió el esquema de la política exterior estadounidense al pretender adherirse a rusia, el líder Norcoreano Kim Jong-Un , muestra su músculo militar y desafía a raimundo y todo el mundo. Lanza cohetes a diestra y siniestra , amenazando la paz mundial. No en vano , Trump intenta presionar a China para frenar el lanzamiento de misisles y acorrala a la ONU para que imponga sanciones severas y trata de persuadir a su par ruso pero la respuesta no corresponde con la arrogancia del magnate que ya había deteriorado su imagen retirando a Estados Unidos de importantes convenios como el Acuerdo de Paris (cambio climático) y el rompiminto  económico con China (tratado del pacífico).

Para Donald Trump en realidad ha sido un año lleno de escándalos , acusaciones y polémicas decisiones que partieron fundamentamente de la política proteccionista de “América para los americanos”. Las promesas electorales marcadas por la antiinmigración , la creación de empleo y la reforma a la salud , han sido un desgaste que el mismo partido republicano ,de mayoría en el congreso , ha refutado , sobre todo la reforma sanitaria del obamacare. El programa DACA es otro lío que al final tuvo que enviar al congreso postergando la esperanza de miles de indocumentados hijos de inmigrantes que llegaron a temporada edad a los Estados Unidos.

Otro de los desaciertos del multimillonario han sido los tweets que ha usado como fuente de información por encima incluso de los contenidos oficiales de la Casa Blanca y las continuas afrentas contra la prensa de su país. “Los medios de Estados Unidos son un engaño para la sociedad que la nutre de noticias falsas principalmente las que provienen del supuesto Rusiagate” (intromisión rusa en las elecciones), ha expresado el magnate a lo largo de casi un año de mandato.

Pero en medio de la ruidosa obsesión de trasformar su país y hacerlo “grande” , Trump se embarca en un proyecto mucho más ambicioso y piensa en la reforma fiscal para bajar los impuestos que relativamente beneficiará a los ricos y a las corporaciones para generar ahorro y para que las compañías regresen y abran nuevas oportunidades de empleo. Un peligroso proyecto que según los economistas dejaría un hueco enorme a largo plazo.

Sobre la política estadounidense Thomas Wrigth , veterano experto en política internacional aseguró que la elección de Trump marcó un nuevo período del orden internacional , pero por fortuna sus opiniones no han encontrado suficiente eco entre los norteamericanos. Éste año , ha sido una competición entre Trump y su opinión visceral de la política exterior y los cambios radicales y la burocracia más convencional que empuja a seguir con lo establecido , declaró Wrigth para BBC Mundo.

Rusia en el paredôn

Desde el primer momento de 2017 e incluso antes de que Trump se estrenara como jefe de Estado, los servicios de inteligencia estadounidenses reafirmaron que Rusia intervino en las elecciones presidenciales.
La “maquinaria de trolls” atribuida a Putin —quien ha negado todas las acusaciones— está desafiando “el orden mundial liberal que se creó tras la Segunda Guerra Mundial”, considera el experto en ciberseguridad James Andrew Lewis, vicepresidente en el Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales (CSIS, por sus sigla en inglés) de Washington.

Al igual que China y otros países, Rusia “no está contenta” con el actual sistema y desde la posición de “víctima” ha encontrado una herramienta muy efectiva para minar las normas democráticas de Occidente, opina lewis.

China el “gigante” asiático

Tras unos años en los que China ha ido incrementando su presencia internacional y alzando la voz en asuntos de interés global, el presidente Xi Jinping confirmó este año que esa tendencia irá a más. En un discurso que marcó la primera mitad de su mandato, Xi desveló sus objetivos para las próximas décadas: entre ellos, que China se convierta en “líder global” en cuanto a fortaleza nacional e influencia internacional para el año 2050. Y ya ha abierto camino este 2017, con proyectos que tratan de dibujar un nuevo orden mundial en el que Asia gane presencia.

¿Cuál es realmente “el pensamiento de Xi Jinping”, el líder de China?

En conversación con BBC Mundo, Wang Dong , profesor de estudios internacionales de la Universidad de Peking lamenta que muchos de “los esfuerzos que ha estado realizando China se hayan obviado” por “prejuicios ideológicos”, pues opina que la concepción del orden internacional como un sistema “liberal”, con estándares occidentales, excluye directamente a Pekín. “Creo que existe una percepción equivocada y problemática (…) No tiene en cuenta el hecho de que China ha estado defendiendo el sistema actual mucho más que Estados Unidos”, apunta el profesor.
China no está desafiando el orden mundial, está mejorándolo”

Wang recuerda sonadas acciones de Trump este año: como ordenar la salida de EE.UU. de la Unesco, del Acuerdo de París o del Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica; mientras Xi ocupaba el espacio de líder como adalid de la globalización o defensor de la lucha contra el cambio climático.

Corea del Norte desafía la paz mundial

Kim Jong no habla demasiado pero si es una amenaza constante dicen expertos. El anuncio éste año de que sus proyectiles “puede portar una ojiva súper grande y pesada y es capaz de alcanzar todo el territorio continental de EE.UU.”, puso en vilo la tranquilidad y la paz de EE.UU y el mundo. No obstante , los especialistas extranjeros aún tienen dudas de que Pyongyang realmente haya desarrollado la tecnología necesaria para que sus misiles completen su misión sin problemas, pero advierten que los avances logrados este 2017 le acercan a su objetivo.
Y, por ende, vuelve la amenaza nuclear.

¿Qué pasará en el 2018?

Sue Mi Terry, quien trabajó como analista de asuntos coreanos para la CIA de 2001 a 2008, y como consejera del gobierno de Georg W. Bush y Barack Obama , advierte que si Pyongyang se convierte en potencia nuclear, “cambiará radicalmente el panorama en Asia oriental”. La analista, asociada actualmente con el Centro de Estudios Estratégicos y de Seguridad (CSIS, por su sigla en inglés) de Washington, cree que el régimen norcoreano probablemente logrará su meta el año que viene, por lo que EE.UU. se enfrenta a una decisión muy difícil: “o vivir con Corea del Norte como potencia nuclear o… la verdad que  no hay otra”.

En 2018, “lo que es más probable que ocurra es que Estados Unidos continúe ejerciendo presión sobre Corea del Norte”, incluso si eso no evita que Pyongyang logre su meta, a la vez que se resiste a reconocer que Kim Jong-un es capaz de lanzar un ataque nuclear, dice Sue Mi Terry , a la cadena BBC.

Please follow and like us:

¿Disfruta de este blog? Pasa la voz :)