EP New York/ agencias/ En pleno furor de las criptomonedas, lideradas por el bitcoin, y en medio de una severa crisis económica, el gobierno socialista del presidente Nicolás Maduro tomó una decisión arriesgada de empezar a comercialuzar con ,el PETRO, que comenzó a funcionar oficialmente este martes con la fase de preventa 

El gobierno del dictador Maduro en un intrento de salir de la inflacción más crítica de Venezuela y luego de la fracasada idea de criar “conejos” , recurre a ésta moneda como fuente de financiación en un momento en el que sus ingresos han caído por la baja producción y la reducción de precios del petróleo, principal y casi única fuente de entrada de divisas al país.

A eso se suman las sanciones financieras impuestas por Estados Unidos que le impiden emitir nueva deuda o refinanciarse a través de las instituciones de ese país.

Primeras inversiones

A las primeras horas de la salida al mercado de lo que podría considerarse la versión venezolana del bitcoin, el petro registró compras equivalentes a 735 millones de dólares, afirmó Maduro sin abundar en detalles.

El petro tiene como respaldo las reservas petroleras de Venezuela, las más grandes del mundo. Sin embargo, ha salido al mercado en momentos en que el país socialista se hunde cada vez más en una crisis económica caracterizada por una galopante inflación y escasez de alimentos que obliga a los habitantes a hacer fila durante horas para comprar artículos ordinarios.

“Hemos dado un paso gigantesco en el siglo XXI”, declaró Maduro en un mensaje a nivel nacional. “Estamos a la vanguardia tecnológica del mundo”, agregó.

La presentación del petro tuvo lugar en un estudio con público en vivo dentro del palacio presidencial de Miraflores, con alfombras rojas y un escenario ostentoso en el que sobresalía un logotipo con la “P” de petro.

Economistas y analistas advierten sobre el peligro de invertir en el petro.

“Mi consejo sería tener sumo cuidado con esto, especialmente tomando en cuenta el historial que tiene el gobierno venezolano”, manifestó Federico Bond, cofundador de Signatura, una empresa de monedas digitales con sede en Argentina.

El Departamento del Tesoro de Estados Unidos ha advertido a sus ciudadanos y empresas que si compran petros podrían infringir las sanciones, lo que supone un obstáculo a la emisión.

Además, muchos venezolanos son escépticos sobre las promesas del gobierno de que las transacciones serán transparentes.

Expertos en monedas digitales observan con curiosidad y desconfianza la incursión de Venezuela en el campo de las monedas digitales, interesados por la posibilidad de que un gobierno esté dispuesto a aceptar criptomonedas en diversos pagos, como impuestos, pero también les preocupa la posible falta de supervisión.

Sin embargo , El gobierno afirmó que los venezolanos podrán utilizar las criptomonedas para pagar impuestos y servicios públicos. Pero , debido a que el salario mínimo venezolano ronda los tres dólares al mes, es poco probable que los ciudadanos las compren en grandes cantidades.

Y como si fuera poco y para aumentar las dudas, Maduro ha dicho que el campo petrolero del Orinoco, que no está explotado totalmente, respaldará la moneda digital, al crear barriles de petróleo intangible que los inversionistas podrán comprar, dijo Jean Paul , economista sénior en la firma EcoAnalítica, con sede en Caracas.

Funcionalidad

La principal función económica del dinero es facilitar la circulación de las riquezas entre productores y consumidores. Todos los intercambios que se realizan, tienen al dinero como intermediario; bien sea cuando bienes o propiedades cambian de dueño o como salario cuando se vende el trabajo.

El petro cumple esa función intermediaria entre las partes contratantes porque es algo que todos desean, porque con él cada uno consigue aquello de lo que tiene una necesidad inmediata. El petro tiene también otras funciones: pues es el signo y medida de los demás valores. Como signo el dinero representa toda clase de riquezas, porque al cambiar de mano se trasmite un derecho a todos los otros valores. El dinero por sí mismo no es un bien.

Al asalariado le es útil porque lo intercambia por alimento, por vestido, por habitación. El empresario industrial lo intercambia por insumos, materias primas y paga el trabajo que necesita para producir unos bienes, que luego el comerciante lo intercambiara por más dinero. Tampoco es el dinero lo que el banquero presta a los comerciantes, sino aquello que estos compraran enseguida; porque durante todo el tiempo que el dinero se guarde, no se le sacará alguna utilidad. (Portal de Wmberto Mazzei)

 

Please follow and like us:

¿Disfruta de este blog? Pasa la voz :)