EP New York/ elecciones. BOGOTÁ (AP) El frágil acuerdo de paz en Colombia se veía cada vez más en riesgo el domingo luego que los partidos de derecha opuestos a ese pacto registraron un buen desempeño en las elecciones legislativas, mientras que el partido del presidente Juan Manuel Santos pasó apuros en estos comicios considerados un termómetro rumbo a la reñida contienda presidencial de mayo.

Por primera vez integrantes de la exguerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) participaron como candidatos en las elecciones después de que depusieran las armas como parte del acuerdo de paz de 2016 que puso fin a un conflicto armado interno de más de medio siglo.

Como se esperaba, la agenda radical de las FARC fue categóricamente rechazada, ya que sus candidatos obtuvieron menos del 0,5% de la votación total. Esto significa que ocuparán sólo las 10 bancas que les garantiza el acuerdo de paz.

El ex grupo guerrillero está “en una situación difícil”, declaró León Valencia, ex combatiente que ahora dirige la Fundación Paz y Reconciliación, un grupo de estudios. “Una larga guerra dejó muchos odios, muchos rencores sobre las FARC”.

En contraste, muchos detractores del acuerdo ganaron bancas, y el partido Centro Democrático encabezado por el expresidente Álvaro Uribe se encamina a convertirse en el bloque más grande en el Senado.

El candidato presidencial elegido por Uribe, el senador Iván Duque, ganó fácilmente unas primarias entre tres candidatos conservadores en las que participaron más de 5,8 millones de electores. Los votos obtenidos por Duque en este proceso interno rebasan los captados por cualquiera de los dos principales contrincantes en la primera ronda de los comicios presidenciales de 2014.

La coalición de Santos, que apoyó el acuerdo de paz, tropezó en las elecciones del domingo. Su partido Acuerdo de Unidad Nacional, el mayor movimiento político en el Congreso saliente, terminó quinto en la votación.

Es probable que los resultados deriven en un esfuerzo de último momento por los candidatos para formar coaliciones con el objetivo de posicionarse mejor antes de lo que se ve como una contienda presidencial muy reñida en la que podría ganar cualquiera.

Dos candidatos que se encuentran bajo presión para que unan fuerzas son Humberto de la Calle, el ex principal negociador de paz del gobierno, y el ex gobernador del departamento de Antioquia, Sergio Fajardo. Ambos candidatos se han comprometido a dar continuidad al acuerdo de paz.

La Alianza Verde, uno de los partidos que apoyan a Fajardo, duplicó los votos recibidos en comparación con anteriores comicios legislativos, aunque de todas formas terminó sexta.

Otro candidato que apoya el acuerdo de paz es Gustavo Petro, el ex alcalde izquierdista de Bogotá, que ha prometido subir los impuestos a los ricos y sacar del poder al sector político tradicional del país. El domingo ganó unas elecciones primarias de la izquierda con 2,8 millones de votos. La cifra es 1,2 millones de sufragios menor al total conseguido por Duque, pero de todas formas perfila a Petro como uno de los principales aspirantes presidenciales.

“Nuestros resultados han sido muy positivos”, declaró Petro ante sus simpatizantes después de que se dieran a conocer. “Hoy empiezan las campañas presidenciales”.

Elecciones en detalle

El triunfo de la derecha no solo estuvo en el amplio número de votos respecto de las internas de la izquierda, que desde ya advierten cómo podrían ser las presidenciales, sino en la victoria en el Senado, con Uribe a la cabeza.

Escrutadas el 95.17% de las mesas, el partido uribista Centro Democrático alcanzaba 2,4 millones de votos que le aseguran 19 curules, seguido del partido Cambio Radical (centro derecha oficialista) con 2 millones de votos para 16 escaños y el Partido Conservador (derecha oficialista) con 1,8 millones de sufragios y 15 senadores. Sin embargo, la gran sorpresa de la jornada fue la votación alcanzada por el exalcalde de Bogotá Antanas Mockus, por el que salieron a votar 526.945 personas y cuyo partido Verde aumentó su número de senadores de cinco a diez, al obtener un total de 1,2 millones de votos.

A Mockus, en el pasado candidato a la presidencia, solo lo superó Uribe, quien alcanzó 845.811 votos, lo que lo ratifica como el político con mayor ascendencia en el país. En la Cámara de Representantes (diputados) los mayores votos eran para el Partido Liberal con 2,3 millones de sufragios y el derecho a 35 curules, seguido del Centro Democrático con una cantidad similar de votos para 32 escaños, contabilizadas el 95,45% de las mesas.

Fracaso de las Farc

Por su parte, la Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común (FARC), que en las elecciones pasadas era un grupo guerrillero, obtuvo una votación baja en ambas cámaras, pero tiene asegurados diez escaños, que le fueron otorgados como parte de las negociaciones de paz.

Servicios informativos Ansa

 

Please follow and like us:

more recommended stories

¿Disfruta de este blog? Pasa la voz :)