Kim Jong Un y Xi Jingpin celebran el primer encuentro asiático/ foto Reuters


EP New York/Agencias/  A bordo de un tren blindando y recibido con bombos y platillos y bajo extremas medidas de seguridad , Pekín dio la bienvenida por primera vez al líder de Corea del Norte, Kim Jong-un.

El viaje , que repunta la primera salida de Kim fuera de su país, desde que asumió el poder después de la muerte de su padre Kim Jong-il, en 2011, despertó entre los líderes mundiales mucha curiosidad justo en momentos en que China se ha visto presionada por EEUU , para aplicar sanciones económicas a Corea del Norte.

Después de más de seis años de cambios internos, consolidación interna del poder y principalmente potenciar su poder tecnológico y nuclear en el desarrollo balístico, Kim abandonó su “Reino”  ante la supuesta invitación del presidente de China, Xi Jinping.

Posiblemente la compleja situación política entre Rusia y Estados Unidos por la crisis diplomática mundial y la beligerante actitud comercial y arancelaria de Trump con Asia y Europa hayan llevado al líder Kim ha buscar a China un componente mediático para la futura reunión con el magnate estadounidense. Aunque Corea del Sur fue quien inicio el camino al diálogo durante las olimpiadas de invierno, es indiscutible que el papel de Xi Jinping y China frente al asedio occidental es preponderante.

Ambas naciones seguramente planean , por un lado,  cómo frenar las imposiciones económicas de Trump y también es hipotético intuir que más allá de una ruptura, Norcorea y China pidrían actuar ante una eventual agresión estadounidense.

Ankit Panda analista de la Federación de Científicos de Estados Unidos explicó ,  para la BBC , que en los próximos meses abrirán una caja de Pandora en el Noreste Asiático. Kim ha sido citado por funcionarios de Corea del Sur y de China como dispuesto a discutir la desnuclearización.

No obstante, como siempre, ese término significa cosas muy diferentes para Corea del Norte que para Washington. Pyongyang se imagina una “península” desnuclearizada como una sin las garantías nucleares que EE.UU. le ofrece a Corea del Sur.

A medida que comienzan los preparativos para la cumbre entre las dos Coreas y una caótica Casa Blanca en Washington da tumbos hacia su propia cumbre con Pyongyang, China ha dejado en claro su relevancia en el asunto.

Aunque Moon, de Corea del Sur, fue quien estuvo al mando de los controles en el acercamiento con el norte durante febrero y marzo, ese período parece haber llegado a su fin.

¿Un encuentro para reafirmar dos viejas alianzas? Foto AP

Asi es. Con sonrisas y firmes apretones de mano, Corea del Norte y China utilizan su inesperada cumbre esta semana para demostrar que, a pesar de las tensiones recientes, Pyongyang tiene un aliado poderoso y Beijing no permitirá que lo marginen de las discusiones sobre la suerte de su imprevisible vecino.

Las conversaciones a puertas cerradas del líder norcoreano Kim Jong Un con el presidente chino Xi Jinping en Beijing parecen tener como objetivo, aparte de las razones expuestas, es fortalecer la posición de ambos países de cara a las reuniones anunciadas de Kim con el presidente surcoreano Moon Jae-in y posiblemente el estadounidense Donald Trump.

 

Please follow and like us:

¿Disfruta de este blog? Pasa la voz :)