VIII Cumbre de las Américas, un objetivo derechista contra la corrupción y contra Venezuela

EP New York/ Cumbre de las Américas/ Lima (AP) —

Hablar de erradicar la corrupción en latinoamérica en momentos en que un novato anfitrión saca ventaja de la situación política que viven la mayoría de países que han sido víctimas del socialismo del siglo XXI , fue el abrebocas perfecto de la Octava cumbre de las Américas que se celebró en Lima Perú.

Martín Vizcarra el nuevo presidente de Perú que sustituyó a Pedro Pablo Kuczyinski quien renunció precisamente por actos de corrupción hace apenas pocos dias,  se ‘robó’ los aplausos de los jefes de Estado y Gobierno que llegaron más con la espectativa de buscar soluciones contra la dictadura de Nicolás Maduro en Venezuela que hablar de la espinoza corrupción que tiene al borde del abismo la democracia en latinoamérica.

Sin embargo la hipócrita emoción producida por el efusivo saludo de “anticorrupción” de Vizcarra, se fue diluyendo con el trascurrir de la cumbre y poco a poco los mandatarios se fueron centrando en la caótica situación política de Venezuela.

Así fue como dieciséis países americanos pidieron al gobierno de Venezuela que realizara elecciones libres, sin presos políticos, y adelantaron que no reconocerán los resultados si los comicios de mayo no cumplen esas condiciones.

El pronunciamiento contra el régimen de Maduro se hizo efectivo mediante una declaración en la que afirman que en Venezuela existía una “persistente situación de quiebre del orden constitucional” y que su crisis política, económica, social y humanitaria se estaba agravando.

Los firmantes fueron los jefes de Estado y de gobierno de Argentina, Bahamas, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Guyana, Honduras, México, Panamá, Paraguay, Perú y Santa Lucía, y el vicepresidente de Estados Unidos.

A la cumbre asistieron 33 de los 35 estados de la región. Durante sus discursos de orden, los presidentes Mauricio Macri, de Argentina, y Sebastián Piñera, de Chile, habían adelantado abiertamente que no reconocerían los resultados de esas elecciones.

Los firmantes de la declaración pidieron al presidente Nicolás Maduro que las elecciones presidenciales del 20 de mayo se realicen “con las garantías necesarias para un proceso libre, justo, transparente y democrático, sin presos políticos, que incluya la participación de todos los actores políticos venezolanos”.

¿Para qué sirven las cumbres?

Las cumbres regionales son una fotografía del momento político. La de las Américas ayer en Lima plasmó definitivamente el giro de la región hacia la ortodoxia económica, el final de la llamada era bolivariana, en la que los presidentes de izquierda muy críticos con EEUU protagonizaban estas citas. Vetado el venezolano Nicolás Maduro, la enorme mayoría de los líderes fueron durísimos con él y anunciaron que no reconocerán las elecciones de mayo. Evo Morales, el gran resistente, se quedó solo con el canciller cubano, Bruno Rodríguez, en el apoyo cerrado a Maduro y las críticas al “imperialismo” de EEUU

Tenemos que redoblar esfuerzos para que el Gobierno de Venezuela acepte ayuda internacional en esta crisis humanitaria. Estamos hablando de corrupción y en Venezuela vemos adonde lleva un proceso de corrupción descontrolado. No hay democracia, hay presos políticos. Argentina va a desconocer cualquier elección que surja de un proceso de este tipo, eso no es una elección democrática”, clamó el argentino Mauricio Macri. “Hemos acogido a decenas de miles de venezolanos, intentamos mandar remedios y alimentos y esa ayuda fue negada por el Gobierno venezolano. No hay espacio en nuestra región para alternativas a la democracia”, remató el brasileño Michel Temer.

Venezuela, es inaceptable. Cualquiera que sea amigo de Venezuela debe pensar primero en el pueblo venezolano”, dijo el canadiense Justin Trudeau.

Los países grandes que ya estaban controlados por el centro derecha, como México o Colombia, remataron esa sensación de minoría en la que quedaba el boliviano Evo Morales. “Somos generosos con el pueblo venezolano pero seremos implacables con el régimen que tanto daño está haciendo. No reconoceremos los resultados de unas elecciones diseñadas para maquillar una dictadura. Es increíble que Maduro siga negando todo mientras el mundo ve como el pueblo venezolano se muere de hambre. El 15% de la población ha migrado, sobre todo a Colombia”, clamó el colombiano Juan Manuel Santos. “México apoya la decisión de no invitar a Venezuela a esta cumbre”, insistió Enrique Peña Nieto.

Sobre corrupción en la región

Sobre el tema de la galopante corrupción , los gobernantes latinoamericanos adoptaron el sábado un compromiso para emprender “acciones concretas” contra la corrupción de la región durante la Cumbre de las Américas.

Al pronunciarse sobre el tema, el presidente argentino Mauricio Macri dijo que mientras la democracia no sea fortalecida, la corrupción difícilmente sería vencida. “La experiencia nos enseña que allí donde la democracia se debilita, la corrupción se incrementa”, dijo el mandatario luego de la aprobación del llamado “Compromiso de Lima”.

Este documento, que cuenta con 57 puntos de acción, fue aceptado a pedido del presidente anfitrión, Martín Vizcarra –quien asumió el cargo hace tres semanas luego de que el escándalo desatado por la constructora brasileña Odebrecht salpicase al expresidente Pedro Pablo Kuczynski– por 35 jefes de Estado o sus representantes reunidos en el evento.

Vizcarra calificó la corrupción en las Américas como “un flagelo”.

“Es un impedimento para avanzar hacia una democracia de calidad, en un ambiente de libertad”, dijo el peruano. “El Compromiso de Lima será la base para robustecer nuestros esfuerzos”.

Esta no es la primera vez que los asistentes a una cumbre se comprometen a luchar contra la corrupción. Lo han hecho cada vez que se han reunido en los últimos 24 años, desde la primera cumbre en 1994, en Miami.

Aunque el Compromiso de Lima se enfoca en el tema, no señala procedimientos ni plazos para su implementación.

Además de la corrupción, la mayoría de los oradores mencionó tres temas actuales: la muerte de tres miembros del equipo periodístico del diario ecuatoriano El Comercio, la situación política en Venezuela y el ataque encabezado por Estados Unidos y sus aliados europeos a sitios que presuntamente producen armas químicas en Siria.

El presidente de Bolivia, Evo Morales, consideró que el origen “de todos los males”, incluida la corrupción, era “el capitalismo alimentado por un sistema financiero voraz” impulsado por Estados Unidos.

Un discurso de contenido similar fue pronunciado por el canciller cubano Bruno Rodríguez, quien calificó como “una afrenta” para los países de la región el hecho de que el presidente venezolano Nicolás Maduro no fuera invitado a la cumbre.

Por su parte, el presidente chileno Sebastián Piñera se unió a otras voces, en otro lado de la acera, afirmando que su gobierno no reconocerá el resultado de las elecciones presidenciales que se realizarán en Venezuela en mayo.

“Las elecciones no son legítimas”, dijo Piñera. “Venezuela no es sólo un problema para los venezolanos. Es un problema para las Américas”.

La cumbre se realiza en momentos en que varios expresidentes de América Latina están presos por acusaciones de corrupción, entre ellos, Luiz Inácio Lula da Silva, de Brasil, y Ollanta Humala, de Perú.

Lula, un antiguo sindicalista que participó en varias cumbres americanas, fue el único mencionado en la cumbre, que se realiza cada tres años.

Evo Morales dijo que Lula estaba preso porque el capitalismo usaba ahora “el alegato de corrupción” para perseguir a políticos progresistas, como antes lo hizo alegando terrorismo, narcotráfico y comunismo.


Servicios informativos EP int/ (AP)

Please follow and like us:

¿Disfruta de este blog? Pasa la voz :)