Deplorable situación política en Colombia, ad portas de elecciones

Nuestra democracia es tan débil y en permanente decadencia, que la sumatorias de los electores no llegan muchas veces ni a un tercio de la población apta para sufragar,  porque no hay credibilidad, confianza ni respeto por los partidos y sus candidatos.


Por: LUIS CARLOS LOZANO OSPITIA

Abogado, escritor y columnista

Los partidos políticos en Colombia están cayendo a pedazos, sin ideologías, sin principios, sin ética y sin moral, ya los partidos tradicionales  el liberal como el conservador que muchos de la vieja guardia, sacaron pecho y otros ofrendaron  sus vidas en su defensa; hoy en día es una vergüenza nacional, han enterrado sus principios y sus ideologías, para cada elección parlamentarias y presidencias, cambian de carpa política, como cambia la mente a un lunático, se dejan  arrastran para donde haya mayor corriente o se refugian al árbol que más le de sombra, olvidando el génisis de sus partidos e irrespetando a sus electores.

Los partidos tradicionales como otros nuevos, están hecho trizas, están en franca crisis, que deben amangualarse, arrodillasen y venderse a otros sectores politiqueros, que fueron sus contradictores o acérrimos enemigos, para subsistir  por ende recibir sus prebendas a su lucro personal.      

Para que haya una verdadera democracia, debe existir mayor participación del pueblo para elegir a sus representantes o gobernantes, además que haya  opciones serias y organizadas de partidos políticos de diferentes corrientes ideológicas  de: centro, de izquierda y de derecha. De lo contrario se forja una reprochable dictadura, o peor una vulgar anarquía; siendo así los debates como sus programas son  de pobreza absoluta, donde el control político seria nulo, y los mandatarios maquiavélicos.

Nuestra democracia es tan débil y en permanente decadencia, que la sumatorias de los electores no llegan muchas veces ni a un tercio de la población apta para sufragar,  porque no hay credibilidad, confianza ni respeto por los partidos y sus candidatos.  

Mientras no se cambie el modelo de hacer política, basados en mentiras, difamaciones, amenazas, sobornos, incumplimiento de la ejecución de programas sociales, de fortalecer a la educación, a la salud, al campo de la investigación, al trabajo formal etc.

E nuestro país no dejara de crecer la violencia, la pobreza, la desigualdad, tenemos que mentalizar al gobernante, que el poder no es para enriquecerse ilícitamente, volverse un dictador ni vender a pedazos la patria.  Valga recordar la frase del filósofo: “La política es el arte de servir”

Este es uno de los muchos conceptos que acuñó Aristóteles, en su obra titulada, precisamente, “Política”. Pero también, la forma de entender y hacer política, tiene que ver con dotar al pueblo de los mecanismos necesarios para resolver los problemas que surgen en una sociedad civilizada, y que tiene que ver con la esencia misma de la organización social de los pueblos y sus ciudadanos, desde tiempos ancestrales.

La política está determinada, como la Ciencia que trata del gobierno y la organización de las sociedades humanas, especialmente de los estados. Para el caso nuestro, la política se ha vuelto sinónimo  de corrupción, enriqueciendo ilícito, de  opresión, de violencia, desigualdad etc.


Otros temas de Luis Carlos Lozano 

Please follow and like us:

¿Disfruta de este blog? Pasa la voz :)