EP New York/ opinión/ Sólo bastan menos de 24 horas para pasar de la sozobra a la calma y viceversa. Así son los actos ambivalentes y las decisiones políticas de Trump. Un presidente cada vez más controvertido y falto de palabra. Un multimillonario que maneja al país desde una red social para evitar contradicciones con los mismos republicanos hartados de twitteres  arrogantes. 

La crisis de frontera , por ejemplo, un tema político que al menos se había sostenido con pinzas en anteriores administraciones , Trump lo ha convertido en el principal maleficio de los estadounidenses. “Cero tolerancia” es de esos postulados nacionalistas que producen lástima y al mismo tiempo miseria. Es provocar un hecho humanitario a partir de una necesidad para luego revertirlo en favor propio. Las declaraciones de la primera dama Melania  , y la consiguiente visita a las “cárceles” donde se habían albergado a miles de niños separados de sus padres por haber cruzado ilegalmente la frontera de México , ha sido un montaje imperfecto. 

Ir en contravía de Trump, ante todo , nunca ha sido saludable para sus asesores y menos para una esposa que había permanecido en silencio y total hermetismo. Pero al mismo tiempo , tener la intención de convenir en el delicado asunto migratorio podría haber funcionado en la medida que el presidente hubiese proseguido con la ley para solucionar el estatus de estas familias que habían sido separadas de sus hijos. Sin embargo para la prensa el hecho de poner un anzuelo para minimizar el atropello contra los inmigrantes le salió a Trump ” el tiro por la culata” con la desfachada declaración de insistir que hay que expulsar a los ‘invasores’ sin consentimiento judicial. Es decir , sacarlos inmediatamente crucen la frontera.

“No podemos permitir que todas estas personas invadan nuestro país “, escribió Trump. “Cuando alguien entra, debemos inmediatamente, sin jueces o casos judiciales, traerlos de vuelta de donde vinieron”. Nuestro sistema es una burla a la buena política de inmigración y la ley y el orden. La mayoría de los niños vienen sin padres “. Escribió Trump en su cuenta de twitter.

Si bien el tejido migratorio,  cuyo escenario es agobiante en la era Trump , está a punto de llegar al colapso como en Europa , ni Washington y menos la Casa Blanca_ espectadores de la tragedia_ desean ahondar en el espinozo tema que ha quedado en manos de la violenta policía de frontera y del radical programa de deportación del ICE (Servicio de inmigración y control de aduanas)

Trump y la política de rencor

Pero en este estadio de cofusas decisiones se añade el rencor dentro la pugna política sobre el tema de la inmigración que ha degenerado en insultos personales en Estados Unidos: el presidente Donald Trump ofende la capacidad intelectual de una legisladora, mientras los demócratas temen que alguna de su propia retórica resulte contraproducente ahora que se avecinan las elecciones de medio período, en noviembre , publica hoy la agencia de noticias AP.

El carácter incendiario del discurso político , añade el informe , ha llegado a niveles no vistos desde la campaña electoral del 2016, y la táctica republicana al parecer responde al menos en parte al deseo de animar a su base con miras a los comicios legislativos.

Trump, ha desafiado activamente los límites del decoro político y se ha abocado a debates divisivos que se desarrollan en todas partes, desde restaurantes y canchas de fútbol americano a programas de televisión. La expulsión de la vocera presidencial Sarah Huckabee Sanders de un restaurante en Virginia cristalizó el descontento público hacia el gobierno, si bien los demócratas están divididos en cuanto a cómo responder a un presidente que contradice la conducta tradicional de un jefe de Estado.

Trump respondió airadamente el lunes a la representante demócrata por California Maxine Waters, quien había declarado en una concentración política: “Si ven a alguien de este gobierno en un restaurante, en una tienda por departamentos, en una gasolinera, ¡vayan y generen una multitud y respóndanles con fuerza!”

Replicó Trump en un tuit: “La congresista Maxine Waters, una persona con muy bajo cociente intelectual, se ha convertido junto con Nancy Pelosi, en el Rostro del Partido Demócrata. Acaba de pedir que se agreda a los simpatizantes, de los que hay muchos, del movimiento Hagamos Grande a Estados Unidos. ¡Cuidado con lo que pides Max!“.

Otros demócratas se distanciaron de las palabras de Waters, al parecer conscientes de que esa línea dura podría perjudicarles en las decisivas elecciones de noviembre.

“En los meses cruciales que se avecinan, debemos esforzarnos por hacer que este país sea lindo de nuevo”, tuiteó Pelosi, la dirigente de los demócratas en la cámara baja. “La diaria falta de civismo por parte de Trump ha provocado respuestas que son predecibles pero inaceptables. Vayamos avanzando, votando en las elecciones, logrando la unidad de costa a costa”.

El líder de los demócratas en el Senado, Charles Schumer, declaró el lunes en el recinto que “la mejor solución es ganas elecciones. Esa es una manera mucho más productiva de canalizar las legítimas frustraciones hacia las políticas de este presidente, que estar hostigando a los miembros de su administración”.

Trump aparenta estar ávidamente deseoso de participar en el pugilismo político, lanzando ácidas opiniones sobre el programa de televisión “Roseanne” y sobre si los jugadores de fútbol americano tienen derecho a hincarse en protesta por la situación social de los negros en el país. En parte, el enardecido discurso de Trump parece ser parte de una estrategia para energizar a su base de entusiastas seguidores de cara a las elecciones de noviembre, en las que parece incierta la suerte de los republicanos.

En general así está el panorama político en Estados Unidos con respecto al tema migratorio. Más turbio , más complejo y sobre todo enmarcado por el odio racial de Trump.

” El vertiginoso declive moral en Estados Unidos con Donald Trump es suficiente para dejarnos sin aliento. En cuestión de meses hemos pasado de ser una nación que defendía la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad a una que arrebata niños a sus padres y los pone en jaulas” , escribe Paul Krugman en la columna de opinión del New York Times.

familias separadas y protestas

Conforme a lo que plantean los manifestantes que durante la semana han hecho marchas contra los planes migratorios de Trump y que hoy sábado se concentrarán en Washington , hay tres exigencias principales: reunir a las familias de inmigrantes indocumentados que han sido separadas en la frontera; que el gobierno cancele la detención de familias inmigrantes que cruzan ilegalmente la frontera y que la administración Trump ponga fin a la política de “cero tolerancia”.Miles de menores continúan separados de sus padres a pesar de que un juez de California ordenó que deberían ser reunidos con ellos en un plazo de entre 14 y 30 días.

La orden judicial específicamente requiere que los funcionarios federales dejen de detener a los padres, además de a sus hijos menores, en ausencia de una determinación de que el padre no es apto o que el padre rechaza la reunificación; reunificar a todos los padres con sus hijos menores de 5 años dentro de los 14 días y reunificar a todos los padres con sus hijos mayores de 5 años en un plazo de 30 días.

La orden también exige que los funcionarios proporcionen a los padres una forma de contactar a sus hijos por teléfono dentro de los 10 días, si el padre no está en contacto con su hijo.

La orden del juez no significa que la administración Trump debe dejar de perseguir a las personas que cruzan la frontera ilegalmente.

 Manifestantes marchan este sábado en diferentes ciudades de Estados Unidos para protestar contra las políticas de inmigración del gobierno del presidente Donald Trump. 


tema relacionado…Cuánto vale la palabra en la Casa Blanca? 

Please follow and like us:

¿Disfruta de este blog? Pasa la voz :)