Trump vs Putin y el “eslabón perdido” de la trama rusa

EP New York/ opinión/ Pese a las duras críticas de la prensa estadounidense sobre la reunión en secreto entre Trump y Putin en Helsinky y los ataques a sus propios ciudadanos e instituciones , no está claro sobre qué hablaron los mandarios y por qué el líder norteamericano insiste en la inosencia de rusia en las pasadas elecciones. Y todo , porque al final de la cita diplomática , Trump , en vez de atacar a su adversario , un enemigo con claros antecedentes documentados de intentar desestabilizar la política de Estados Unidos, lo elogia sin reservas.

Que no ; que si ; que tal vez …de pronto. En esto se ha convertido la extraña relación que el presidente Donald Trump intenta ventilar con su homólogo Vladimir Putin. Un mar de dudas y un complejo devenir sobre la “trama rusa”.

Cada salida de Trump al exterior se ha convertido en un dolor de cabeza para las pretenciones de la política exterior estadounidense. Corea del Norte, China y la Comunidad Europea son ventanas abiertas con vientos huracanados que pretenden socavar la legitimidad en los acuerdos pactados en décadas por Estadod Unidos.

La última cumbre entre los líderes de las dos potencias en Helsinky elevó el malestar de los republicanos y ni que decir de los senadores demócratas. Una verguenza lo que hizo Trump al “ensalsar” a Putin por encima de la inteligencia de su país para desacreditar la investigación de la intromisión rusa en las elecciones de 2016 , adujeron la mayoría de editoriales de los principales medios.

Y es que la indeterminación de Trump _fundamentadas emocionalmente en su instinto de poder y absolutismo_ (la afirmación y negación de su palabra) ,se encasilla en el lenguage de los “pudiese” como publica  el Daily News de New York. “Trump’wolds”. El presidente carece de palabra y se retracta sin pudor y sin medir las consecuencias políticas. Y su “twitter” , como única defensa contra sus enemigos, ya es una fuente informativa por encima incluso de Wasington y la Casa Blanca que ya ni son nombrados ni citados por la prensa.

El New York Times cita que Trump “desafía alegremente las normas de comportamiento presidencial. El mandatario tiene un “don” especial para congraciarse y arrepentirse luego de sus afirmaciones. Primero desaprueba la justicia de su país; luego acusa al FBI de ser deliberado en la investigación rusiagate y afirma que todos son una verguenza para Estados Unidos. luego entonces decir una cosa descabellada hoy y rectificar al dia siguiente ¿no es un engaño o “fake news” como él mismo señala? , citan expertos editorialistas en la materia.

Pero el “eslabon” perdido de Trump (la trama rusa) está ahí , en su propio lecho queriendo acercarlo a las propias narices de sus amigos y detractores. Su ingenua bondad política de llevar al despacho oval el más acérrimo enemigo de toda la vida es parte de la misma estragia electoral que borró a Hillary Clinton de la aspiración presidencial pero en esta ocasión para que el pueblo estadounidense escuche por primera vez en su historia a un presidente ruso  hablando de amistad y cooperación.

Éste será el “anillo” político perfecto tanto para Putin como Trump para sepultar el tema de la intromisión Rusa , fundar un nuevo concepto de liderazgo de  poder y cooperaciòn mutua y , de paso, consolidar pretenciones electorales hacia futuro.

¿Qué vendrá después del torbellino secreto entre ambos mandatarios?

No se sabe. Como siempre y repetidamente hemos expuesto, la política actual y el modelo económico es telúrico y movedizo y puede mecer el piso comercial de otras potencias como China y Alemania. Lo único cierto , y puede afirmarse  categóricamente, que mientras Donald Trump esté en el poder, la diplomacia estará sujeta a sus condiciones por encima de cualquier orden mundial establecido.


Tema relacionado: ¿cuánto vale la palabra en la Casa Blanca?

Please follow and like us:

¿Disfruta de este blog? Pasa la voz :)