EP New York/ otros medios.

Día tras día las espectativas creadas en torno a cómo el magnate y hoy presidente de Estados Unidos logró amasar su fortuna adquieren “legalidad” dentro de las investigaciones de un grupo de fiscales y periodistas investigadores del New York Times.

Tras meses de auscultar miles de archivos desde que la familia Trump en cabeza de Fred Trump (padre) heredó y multiplicó a sus hijos en especial a Donald , quien se negó a presentar la declaración fiscal de impuestos en la campaña presidencial ,  presumiendo de total transparencia y honestidad, el Times ha sacado a la luz pública el resultado de lo que puede ser el fraude jamás elaborado por un presidente de este país , que claramente evidencian una evasión millonaria de impuestos a través de los trucos inmobiliarios , donaciones y ‘sobre todo, la forma en que Donald Trump obtuvo su fortuna gracias a los movimientos contables de su padre.

De acuerdo al editorial del prestigioso diario neoyorquino, la historia contada con frecuencia señalaba que el joven Trump aceptó un modesto préstamo de un millón de dólares de su padre, Fred, un moderadamente exitoso desarrollador inmobiliario de Queens, y —a través de su astucia, trabajo arduo y pura fuerza de voluntad— transformó ese préstamo en un imperio global multimillonario. Pero esa historia sobre sus orígenes, de acuerdo a las investigaciones, es un engaño: una ficción mágicamente elaboradamente y adornada. Un mito con divulgaciones y actividades imprecisas , incluso, ilegales, publica Times.

¿Cómo logra Trump acaparar tanta fortuna sin el esfuerzo y sacrificio de los supuestos grandes negocios inmobiliarios?

Desde la infancia el magnate ya usufructuaba de los grandes negocios de su padre. Una suma no despreciable dentro de su inocencia le garantizaba la cómoda suma de lo que hoy serían 200.000 dol al año. Conforme Donald Trump surgía como el hijo predilecto, Fred hizo tratos especiales y acuerdos para incrementar, en particular, la fortuna de Donald. The New York Times descubrió que, antes de que Donald cumpliera 30 años, había recibido cerca de 9 millones de dólares de parte de su padre. A la larga recibió más, que en dólares actuales serían 413 millones de dólares, comprueba dicha investigación.

De aquí en adelante la vida le sonreía a Donald y sólo era cuestión de montar el show perfecto , un reality para darle cuerpo y poder a la fama hinchado de sacrificio y esfuerzo. Este mito fue pulido y aumentado por los años de Trump en el programa “El aprendiz” , en el cual interpretó el papel de un dios empresarial todopoderoso y omnisapiente que podía crear o destruir las fortunas de quienes llegaban ante él para ganar sus favores, recalca el editorial del Times.

Pero en lo básico , en lo que centra esta investigación profunda sobre el orígen de la riqueza del presidente Trump , The New York Times descubrió que tramar esquemas elaborados para evitar pagar impuestos sobre el patrimonio de su padre, incluido el entendimiento del valor del negocio familiar, se convirtió en un pasatiempo importante para los hijos de Fred, y Donald tomó un rol activo en el esfuerzo. Según expertos fiscales, las actividades en cuestión muestran un modelo de fraude, un enturbamiento deliberado de las aguas financieras.

Ahora bien, tanto el presidente como su abogado niegan tal ilegalidad , sin embargo , tampoco hay indicios que desee mostrar los verdaderos movimientos fiscales desde que fraguó su emporio financirro. Y lo único cierto es que conforme a la investigación de The New York Times , existe cada vez más, la disposición de Trump de distorsionar la realidad —y las reglas— al servicio del mito que se ve menos como exageración inocente y más como engaño malintencionado, con una gran porción de corrupción agregada.

No es la historia de éxito reluciente y brillante que ha tratado de hacernos creer. Parece que es algo mucho más oscuro.

The New York Times


Tema relacionado: Cuarto Poder , “el enemigo del pueblo” contra Donald Trump

Please follow and like us:

¿Disfruta de este blog? Pasa la voz :)