EP New York / agencias

Cinco días antes alzarse con el Nobel de Paz en 2016, el expresidente colombiano Juan Manuel Santos se planteó dimitir, tras la derrota en el plebiscito por la paz, reveló su hermano Enrique, en un libro que empezó a circular esta semana.

En la tarde del aquel domingo 2 de octubre de 2016, el entonces presidente Santos, junto a varios de sus colaboradores y su hermano Enrique se reunieron en Casa de Gobierno para esperar los resultados del plebiscito, con el que se buscaba respaldar la paz sellada con el grupo guerrillero FARC, tras varios años de negociaciones.

Sin embargo, el optimismo del gobierno se derrumbó cuando se conoció el consolidado de la votación en la que el NO se impuso sobre el SI por un estrecho margen, lo que ponía en riesgo la consolidación de la paz.

“Fue una tarde inolvidable por lo traumática, por lo sorpresiva, nadie se esperaba que se fuera a perder; yo tenía la inquietud que ese plebiscito no se iba a ganar por esos márgenes que esperaba el gobierno tan amplios, porque yo estaba atento al ambiente tan crispado que había y en las calles uno veía mucho escepticismo”, recordó Enrique Santos.

Relató que cuando se confirmó la derrota, su hermano el Presidente se encerró solo durante 20 minutos en su oficina, luego mandó a llamar a un grupo de personas que esa tarde lo acompañaban, todos ligados con el proceso de paz, y les soltó la bomba de la renuncia.

“Lo primero que dijo fue: bueno, lo único que me queda es renunciar, voy a renunciar, este resultado es perfectamente demoledor”, rememoró hoy Enrique en diálogo con W Radio.

Sin embargo, tanto su canciller, María Angela Holguín, junto a dos generales que estuvieron en la negociación de paz, y otros altos funcionarios le pidieron al mandatario recapacitar con argumentos que al final lo hicieron desistir de su decisión.

“Fue una reacción natural, espontánea, producto del trauma de ese resultado tan inesperado”, explicó Enrique, quien plasmó este y otros hechos del gobierno de su hermano en el libro ‘El país que me tocó’, que empezó a circular este semana.

Enrique es un prestigioso periodista colombiano, dueño de una pluma demoledora que desde la columna de opinión que tuvo durante décadas en el diario El Tiempo, que antes fue de su familia, puso en jaque a varios gobiernos con hechos irrefutables.

A él se le atribuye parte del éxito de la negociación de paz con las FARC, porque a pesar de pertenecer a la élite social y política del país, ha sido un hombre de izquierda respetado por los grupos guerrilleros y sectores opositores, de manera que el entonces Presidente se valió de su mediación para acercar a los rebeldes a la mesa de negociación.

Enrique reveló que fue él quien le inoculó a su hermano la idea de pacificar el país mediante la negociación, pero que fue el expresidente quien lo convidó a sumarse a las negociaciones, pese a que estaban distantes. Afirmó, sin abandonar su talante de periodista crítico, que a su hermano le faltó comunicar mejor sus logros y en particular el tema de la paz, al sostener que mucho de eso tiene que ver con la compleja personalidad del exmandatario.

“Si Juan Manuel hubiera tenido una estrategia de comunicación más eficaz, más ágil, que todavía no puedo entender por qué no la logró, estoy seguro que el proceso (de paz, ndr) no hubiera pasado por tantas dificultades”, criticó. Ansa Latina.


Tema relacionado:  Santos …; Uribe y Duque , de la traición a la esperanza

Please follow and like us:

¿Disfruta de este blog? Pasa la voz :)