Periodismo , política y medios de comunicación en la era de Donald Trump

EP New York/ opiniôn

La tensión política de Estados Unidos previo a las elecciones elegislativas entre republicanos y demócratas aflora de nuevo con el fantasma del terrorimo. Desde la administración del expresidente George W. Bush no se interceptaban paquetes o bombas caseras de acuerdo a las investigaciones preliminares del FBI. Sin embargo la opinión pública y el electorado esta preguntándose ¿Por qué razón ” alguien, querrá atentar contra los líderes demócratas,  Obama y los Clinton? ¿Qué hay detrás del llamado a la unidad nacional del presidente Trump, luego de haber retirado a EE.UU del acuerdo nuclear?

Algo se cocina en esta nueva hoja de ruta política y no precisamente para el gusto y recetario de los estadounidenses que con pizcas del 9/11 aún viven bajo la sombra del temor. Y ,para ello, nada mejor que servir un despavorido plato de terror a los inocentes y estultos útiles del sistema. Aunque Trump reprochó el hecho criminal no tardó en repartir culpabilidad a los medios tildándolos de hostiles y falsos. Declaraciones que posteriormente fueron evaluadas como hipócritas por sus detractores manifestando que es él quien más usa tonos agresivos contra la prensa y sus adversarios.

Pero el sentido común de ésta política de agresión contra la prensa implantada por el magnate republicano desde que asumió el poder en Twitter(su despacho oval preferido) , da cuenta que ésto es sólo el inicio del búmeran que se avecina a EEUU producto de las acciones políticas y comerciales con Rusia , China y la Comunidad Europea. Un detonante que se aproxima a la frontera con más de 7 mil migrantes de centro américa que según el presidente lleva consigo terroristas. Un caldo de cultivo de contradicciones en contravía de la “América grange” que tarde o temprano la prensa y los medios le cobrarán por ventanilla al presidente.

Desde la perspectiva electoral la prensa europea ha señalado que la campaña política de EE.UU Está siendo una campaña dura, a cara de perro, en la que republicanos y demócratas se lo juegan todo. También el propio presidente, Donald Trump, sin ni siquiera figurar en las papeletas, enfrenta los comicios como un voto de confianza —o no— para los dos próximos años que le quedan de mandato. De repente, entre mítines y actos festivos para atraer votos, trae a colación la temida palabra “terrorismo” .(EP int. España)

De otro lado la exsecretaria de Estado Hilary Clinton declaró que “como estadounidense está preocupada”. “Es un momento preocupante, de gran división, hay que hacer todo lo posible para volver a unir al país. También hay que elegir candidatos que apuesten por lo mismo”, apuntó con miras a las elecciones y a la terrible polarización que vive este país.

Investigación periodistica , protección y libertad de prensa en la era digital

En este orden de ideas lo que se plantea sobre lo que el periodismo enfrenta hoy es que , uno de los grandes retos de toda su existencia es sobrevivir en medio del caos político y social. Sobrevivir a la polarización de un mundo dividido e incrédulo que apuesta a todo menos al valor y al trabajo investigativo de miles de periodistas amenazados , torturados y cercenados como el periodista Saudi Jamal Khashoggi , descuartizado en honor a la verdad. Una realidad que además amenaza a la democracia y la estabilidad política y social de los pueblos.

Una amenaza que desbordó los límites de la gobernabilidad que, sumida en la corrupción y en complicidad con los grupos terroritas , criminales y narcotraficantes , ha puesto entre las cuerdas a los medios, a los periodistas y la investigación periodística. Pero no necesariamente estos desafíos que parecen comunes a los países emergentes están atentando contra la libertad de expresión  y al derecho a la información. En EE.UU , la “meca” de los principios , valores y derechos consignados a través de una constitución , el periodismo vive el momento más crítico de su historia tal como hemos esbozado al principio.

Donald Trump que ha puesto el mundo “patas arriba” vulnerando el tradicional esquemas democrático de este país, le apuesta a cualquier cosa. Cualquier barbaridad suya en Twitter se viraliza y termina siendo una verdad <<trumpiana>>. Y éste uso que le ha dado el presidente a la tecnología,  si que le ha traído complicaciones al periodismo norteamericano padre de la investigación periodística. Ni siquiera la trama rusa o el escándalo con la ‘porno star’ Stormy Daniels _ni mucho menos la evasión de impuestos_ le ha movido el piso al magnate.

Bob Hoodward , veterano periodista del caso Watergate ha manifestado en la 74 asamblea de la Sociedad Interamericana de Prensa(SIP)  que se efectuó este mes en Argentina , que la estrategia política de Donald Trump es conseguir que la prensa sea la oposición de facto , por lo que pidió a los medios de comunicación que encuentren nuevas maneras de pensar para evitar, por ejemplo, que cuando el presidente critica a los periodistas , ellos se dejen llevar por sus emociones , publica el periódico El Tiempo de Bogotá.

Sin enbargo, los signos de agresión contra el periodismo en el mundo no cesan. Durante varias décadas, la periodista mexicana Lydia Cacho ha investigado y documentado minuciosamente redes de abuso y trata de personas en todo el mundo enfrentándose a los poderes establecidos. Esta reportera ha asegurado que hacer periodismo es “buscar la verdad”. En tiempos de postverdad se confiesa “orgullosísima” de que el oficio esté en crisis porque esa es la forma de reinventarlo.

Pero profundizando un poco sobre el papel central de éste peligroso oficio encontramos al padre de la ética periodística ,Javier Darío Restrepo, que en reciente intervención en un Congreso de periodismo en la ciudad de Nueva York apuntaba , citando al nobel García Márquez que “ser periodista es el privilegio de cambiar algo todos los días. Y allí es donde el periodismo adquiere toda su dignidad y trascendencia. En su capacidad para cambiar algo. Recalcó que el periodismo no se hizo para entretener. Con más de 60 años en el oficio en Colombia y latinoamérica, Darío Restrepo , está convencido que no se siente periodista para entretener a nadie.

Y la crisis del periodismo frente al ropaje que pretende inmunizar a políticos como Trump, quien considera la crítica como parte de la violencia que vive Estados Unidos, es la coyuntura periodística a vencer por encima del entretenimiento que se ha tomado los medios. La prensa y el periodismo crítico que hoy se cuentan con los de la mano tine que ser beligerante. De choque , si es posible , como plantean The New York Times y Washington Post.

Caso concreto del cual hemos sido testigos en nuestras publicaciones han sido las investigaciones de los periodistas Ricardo Puentes Melo y Ricardo Angoso quienes han puesto de manifiesto los actos de corrupción acadecidos durante el proceso de paz en Colombia. El primero en el exilio en Estados Unidos y Angoso , a través de reportajes y entrevista a exmilitares que conocieron de primera mano los negocios de las Farc con el expresidente Santos.

Finalmente así como la medicina requiere de ciencias auxiliares para profundizar en los estudios científicos , en el periodismo es imperante el complemento anticorrupción como pieza clave para transformar o producir ese cambio social:  El poder judicial. Una justicia desligada del poder ejecutivo que tome como base las investigaciones periodisticas para llevar a la celda a los políticos corruptos como ,en teoría,  aprendimos sobre uno de los pasos más concretos de la investigación en el periodismo. Las 5 fases P. (Pista, pesquisa, publicación , presión y prisión) José Manuel de Pablos Coello.

¿Estamos dispuestos a asumir esta responsabilidad para que el periodismo retome la senda investigativa en vez del entretenimiento?


Tema relacionado/ Amenazas , agresiones y asesinatos contra periodistas va en aumento:SIP

 

Please follow and like us:

¿Disfruta de este blog? Pasa la voz :)