Cumbre del G20 , una reunión de conflictos e intereses

EP New York/ agencias

Argentina/ Después del escándalo futbolístico y la novela de la Copa Libertadores y la Conmebol que finalmente decidieron jugar la final en el estadio del Real Madrid, llega otra incertidumbre: La cumbre del G20.

Hoy viernes se inicia en Buenos Aires la polémica reunión de mandatarios de los principales países del mundo , en un clima de alta tensión por la “guerra comercial” entre China y Estados Unidos y una convocatoria de organizaciones sociales para manifestarse masivamente en la capital argentina.

Al menos, horas antes del inicio oficial de la cumbre que culmina el sábado, habrá un momento de consenso cuando se firme el nuevo TLCAN o NAFTA, entre México, Canadá y Estados Unidos.

Pero sin duda , la apretada agenda de 24 horas de Los mandatarios convocados  al G20 para debatir sobre trabajo e inversión , estará dominada por temas que no estaban incluidos en el libreto: la polémica presencia del príncipe saudí, la guerra comercial entre Estados Unidos y China y la creciente tensión entre Rusia y Ucrania.

Argentina, país anfitrión de la cita que reúne entre el viernes y el sábado a los presidentes de potencias como Estados Unidos, Alemania, Rusia y China, busca alcanzar un consenso sobre el futuro del mercado de trabajo y las inversiones en infraestructura, entre otros objetivos.

Sin embargo, la que promete ser la cumbre del G20 más ríspida de los últimos años transcurrirá en reuniones bilaterales y multilaterales en las que presidentes y jefes de gobierno abordarán los puntos más calientes de la agenda global. Como anfitrión, el mandatario argentino Mauricio Macri será árbitro en ese complejo escenario.

Pese a la multiplicidad de figuras las miradas estarán puestas en el príncipe saudí Mohammed bin Salman, señalado como autor intelectual del asesinato en octubre del periodista saudí Jamal Khashoggi, columnista del Washington Post, en el consulado saudí en Estambul.

El príncipe MBS y el Donald Trump quien ha defendido al heredero Arabia Saudirmta pese a las pruebas del FBI


Es previsible que algunos líderes no quieran posar sonrientes junto al príncipe ante los fotógrafos. No sería el caso del estadounidense Donald Trump, quien ha decidido no marginar al hombre fuerte del gobierno saudita en nombre de los intereses económicos que unen a su país con la nación árabe. El ruso Vladimir Putin tampoco lo ha criticado.

El presidente de Francia, Emanuel Macron, señaló el jueves que durante la cita tendrá la oportunidad de tratar el asunto con el propio príncipe y analizarlo junto a otros gobernantes europeos. “Quiero que las investigaciones en Turquía y Arabia Saudita prosigan para aportar la verdad y que la comunidad internacional se pueda asociar en este proceso”, sostuvo sobre el crimen de Khashoggi.

Mohammed pidió reunirse con el presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, según el gobierno turco, que ha apuntado sin tapujos contra el gobierno saudí por el asesinato.

Macri admitió que el tema “tal vez salga en bilaterales y en el temario de G20”. El príncipe participará de la reunión en medio de denuncias de la organización Human Rights Watch y mientras la justicia argentina dilucida si abre una causa en su contra por su presunta responsabilidad en el asesinato del periodista y crímenes de guerra en Yemen.

Macron instó además a encontrar una “solución política” y a que “se aceleren las iniciativas humanitarias” en Yemen, donde los sauditas encabezan una coalición que libra una guerra en la que han muerto miles de civiles. 

En lo que se refiere a conflictos comerciales, una las citas que más interés genera es la de Trump y su colega chino Xi Jinping tras la mutua imposición de millonarios aranceles a las importaciones que han comenzado a afectar a la economía mundial.

El presidente chino advirtió antes de su llegada a Argentina que el mundo se enfrenta a “una inestabilidad, una incertidumbre y temas candentes sin precedentes”.

“No creemos que vaya a suceder nada sustancial en el conflicto entre Estados Unidos y China. Incluye muchos temas complejos que no se van a resolver durante una cena”, dijo Willis Sparks, del Grupo Eurasia.

La resistencia de Macron y otros líderes de la Unión Europea al proteccionismo defendido por Trump también puede ensombrecer las conversaciones durante la cumbre, donde no está claro que se llegue a un documento final consensuado.

Thomas Bernes, del Centro para la Innovación en Gobernanza Internacional, dijo que la reunión “corre el riesgo de caer en desorden” y que “la verdadera prueba será si los otros miembros del G20 actuarán con decisión o seremos testigos del desmoronamiento de este foro para la cooperación económica internacional”.

Sparks señaló que los líderes europeos procurarán llevarse bien en la reunión y que será evidente la relación “gélida” con el presidente estadounidense.

La primera ministra británica Theresa May llega a Buenos Aires haciendo equilibrio por la salida de su país de la Unión Europea mientras el italiano Giuseppe Conte encabeza una coalición populista que mantiene conflictos con el bloque europeo.

Un paso adelante será la firma el viernes en Buenos Aires de un nuevo tratado de libre comercio entre Estados Unidos, México y Canadá, que fue aceptado a último momento por el primer ministro canadiense Justin Trudeau.

El acuerdo aún debe ser aprobado por los respectivos parlamentos. “Los procesos en Canadá y México serán bastante suaves, pero Estados Unidos es una gran pregunta, en particular con el nuevo Congreso demócrata: ¿Querrá aprobar el nuevo TLCAN de Trump?”, se preguntó Shannon O’Neil, experta en comercio global en el Consejo de Relaciones Exteriores.

La atención durante la cita también estará puesta en la tensión entre Rusia y Ucrania. El presidente ucraniano Petro Poroschenko pidió recientemente a la OTAN el despliegue de buques en el Mar de Azov después de que guardias costeros rusos capturaran tres buques de bandera ucraniana.

La canciller de Alemania, Angela Merkel, dijo que durante la cumbre del G20 presionará a Putin para que libere a las embarcaciones y sus tripulantes. El episodio forma parte de un prolongado conflicto entre los dos países vecinos. Rusia se anexó la península de Crimea en 2014 y apoyó a los separatistas en el este de Ucrania.

Trump anticipó que canceló una cita acordada con Putin debido a que las embarcaciones y los tripulantes no han sido liberados. En tanto, el gobierno ucraniano lanzó una campaña sobre “las políticas agresivas de Rusia”.

 

Please follow and like us:

more recommended stories

¿Disfruta de este blog? Pasa la voz :)