Hidroituango: Cuatro errores , un río seco y miles de peces muertos

EP U.S./agencias

BOGOTÁ/ Colombia/El país fue sacudido este jueves por las imágenes de la disminución del caudal del portentoso río Cauca, a raíz del cierre del paso de agua en la presa de un proyecto hidroeléctrico, afectado por un grave problema técnico.

Desde el año anterior los colombianos se familiarizaron con el nombre de Hidroituango, un proyecto que promete generar energía a 8 millones de personas, luego de entrar en riesgo de colapso, lo que obligó a evacuaciones y la activación de alertas en poblaciones cercanas, en el noroeste del país.

Hace dos días, Empresas Públicas de Medellín (EPM), una compañía pública regional dueña del proyecto de Hidroituango, cerró una compuerta que daba paso al caudal de agua por la llamada “casa de maquinas”, el corazón desde se operará la hidroeléctrica.

El cierre fue la única opción para solucionar un problema surgido a raíz del descubrimiento de un profundo hueco dentro de la estructura de la presa y que eventualmente podría generar una catástrofe sin precedentes.

Pero la tragedia fue inevitable, como lo admitió hoy Jorge Londoño, gerente de EPM, al advertir que tuvieron que escoger entre la vida de los más de 100 mil habitantes de las poblaciones cercanas a Hidroituango o causar un desastre natural, que confío se supere en los próximos días cuando se permita el paso del agua. “Esta decisión se toma para proteger las vidas de las comunidades aguas abajo, aquí definitivamente estuvimos enfrentados a un dilema ético en qué era más importante: si proteger las vidas o hacer una afectación al medio ambiente”, admitió Londoño.

Al cerrar el paso del agua, el nivel del río descendió a niveles nunca vistos lo que provocó la muerte de miles de peces y las imágenes del hasta ahora desconocidas del lecho del caudaloso río, cuya bravura impide que la gente lo atraviese a nado y que hoy en algunos tramos se puede cruzar a pie.

Londoño calculó que antes de que el río pueda recuperar su caudal, que cree empezará mañana, la mortandad de peces sería de unos 50 mil, justo en una temporada en el que los pescadores aprovechan el crecimiento de los cardúmenes para salir de faena.

A la muerte de los peces se suma la falta de agua en varias de las poblaciones que circundan Hidroituango y a las que EPM se ha encargado de suministrarles el líquido mediante carros cisterna.

Diana Giraldo, vocera de la ONG Ríos Vivos, un movimiento ambientalista de la zona, sostuvo que Hidroituango “es un proyecto lleno de desafíos y contradicciones que no ha podido ocultar sus error” y es la evidencia de un “modelo minero-energético mediado por el lucro”.

Criticó que la compañía haya excluido a las poblaciones ribereñas del proyecto, una versión que contradice EPM, y reclamó de las autoridades que se haga valer el “derecho a la vida” de los habitantes afectados y de las especies muertas.

Rodrigo Suárez, director de la Agencia Nacional de Licencias Ambientales (ANLA), admitió que la situación generada por EPM tendrá “impactos” ambientales a futuro, y prefirió no ahondar en la posibilidad de retirarle la licencia a la obra. Lo que sí advirtió es que EPM se expone a sanciones y está obligada a compensar a las personas afectadas por su decisión.

Hidroituango ha estado sometida a cuatro graves riesgos. El primero por que no alcanzaba la altura suficiente de la presa y las lluvias amenazaban con el crecimiento del río y un eventual colapso. Una vez eso se superó aparecieron problemas en el vertedero de las aguas que también se solucionó, luego debieron ser taponados unos túneles de desviación del caudal que generan riesgos y ahora debieron cerrar el paso del agua para evitar que su torrencial afecte el hueco hallado en la estructura.

“No es justo que una empresa del tamaño de EPM esté avisando 10 horas antes que viene una catástrofe, eso muestra que no tiene control total”, criticó el gobernador de Antioquia, Luis Pérez, el departamento donde está ubicado Hidroituango. (ANSA).

 

Please follow and like us:

¿Disfruta de este blog? Pasa la voz :)