Se reactivan opciones militares en Venezuela tras declaraciones de Mike Pompeo

EP. EUA/agencias

Un mar de contradicciones y especulaciones se ventila en torno a la situación diplomática de los pocos empleados que aún permanecen en la embajada de EE.UU. en Venezuela. Desde hace un poco mas de un mes , cuando Maduro decidió romper relaciones diplomáticas tras reconocimiento y apoyo del presidente norteamericano Donald Trump al líder de la oposición y de la Asamblea Nacional , Juan Guaidó, como presidente interino , hizo pensar seriamente en una intervención militar. 

En respuesta los asesores de Trump , en cabeza de Pompeo , John Bolton y hasta el senador Marco Rubio, advirtieron a la dictadura de que sólo saldrían los empleados que cumplían funciones irrelevantes. Sin embargo , el tema sobre “todas las opciones” están sobre la meza, alimentó la idea de una posible intervención militar , declaraciones que en pocas semanas se fueron desvaneciendo ante el regreso de Guaidó luego de su corta visita a algunos países de latinoamérica. 

Posteriormente , con el apagón , que afectó seriamente al régimen socialista , Maduro y el órgano judicial han acusado en primera instancia a Estados Unidos de un ataque cibernético contra el sistema eléctrico y el fiscal general  ,Tarek William Saab, anunció que se inició una investigación a Juan Guaidó por su presunta implicación en el sabotaje que dejó sin fluído eléctrico a Venezuela.

En éste contexto , y con dos escenarios políticos de ‘contra ataque’ , Mike Pompeo-en tuit agresivo – ha dejado entrever este martes , que todos los empleados de la embajada de EEUU en Venezuela tendrían que salir porque estarían obstaculizando las acciones y directrices que su país y Guaidó requieren para la destitución de Nicolás Maduro , en un ejemplo más reciente de los mensajes contradictorios del gobierno del presidente Donald Trump sobre sus posibles planes en su intento por destituir al líder del país suramericano.

Pompeo publicó que la presencia de diplomáticos estadounidenses se ha convertido en una “limitante” en la política estadounidense hacia Venezuela. Fue interpretado por muchos como una insinuación de que el gobierno podría utilizar la fuerza militar para destituir al presidente Nicolás Maduro, aunque un alto funcionario del gobierno dijo después que el mensaje tenía una connotación benigna.

Fue el último de varios ejemplos de mensajes encontrados que Estados Unidos ha enviado al tratar de convencer a Maduro de ceder el poder a Juan Guaidó, el líder de la oposición en la Asamblea Nacional. Algunos funcionarios han dicho repetidamente que “todas las opciones siguen sobre la mesa”, a la vez que insisten en que Estados Unidos confía en lograr sus metas a través de medidas diplomáticas y económicas.

Algunas personas creen que la desconexión está ayudando a Maduro, quien usa la posibilidad de una intervención militar estadounidense para presentarse como el que enfrenta al imperio estadounidense, un mensaje contundente en Latinoamérica.

“En el último mes, el tono se ha intensificado y expandido independientemente de lo que está ocurriendo en realidad en Venezuela e independientemente de lo que dicen que están dispuestos a hacer”, dijo Ted Piccone, experto en Latinoamérica de la Institución Brookings en Washington, sobre el gobierno de Trump. “Crea un ambiente en el que Maduro y sus aliados pueden fortalecer su apoyo”.

Pompeo tuiteó que Estados Unidos, que reconoce a Guaidó como presidente interino de Venezuela, iba a retirar a los diplomáticos estadounidenses que seguían en el país porque su presencia “se ha convertido en una limitante para la política estadounidense”. Cuando se le preguntó sobre esto después, Pompeo dijo que la embajada iba a cerrar debido al deterioro de las condiciones en Venezuela, donde ha habido apagones a nivel nacional durante casi una semana.

“El horrible liderazgo del régimen de Maduro en los últimos años simplemente ha hecho la vida muy difícil, y comenzó a hacer más difícil que Estados Unidos tome las medidas que tenía que tomar para apoyar al pueblo venezolano”, dijo Pompeo en una entrevista con KTRH, una estación de radio de Houston. “Así que concluimos que esta era la medida correcta para tomar y el momento correcto para hacerlo”.

Elliot Abrams, el enviado especial de Estados Unidos para Venezuela, comentó a los reporteros que no quería “interpretar las palabras del secretario”, pero que creía que Pompeo estaba preocupado por la seguridad del personal diplomático si las condiciones empeoraban.

Cuando le preguntaron si Estados Unidos consideraría una intervención militar, Abrams optó por una respuesta conocida: “Sólo puedo repetir lo que el presidente dijo: Todas las opciones siempre están sobre la mesa”.

No obstante, Trump, Pompeo, el vicepresidente Mike Pence y Abrams han dicho que no buscan opciones militares.

“Este no es el camino que estamos eligiendo seguir”, comentó Abrams la semana pasada. “El camino que elegimos ahora es el que ha sido descrito en varias ocasiones, que es una presión diplomática, económica y financiera en un esfuerzo para apoyar a la gente de Venezuela”.

El tuit de de Pompeo del lunes por la noche se produjo después de un largo comunicado leído a los reporteros en la sala de prensa del Departamento de Estado, en el que el secretario criticó a Maduro por prometer un “paraíso socialista” pero producir un “infierno” con el respaldo de Cuba y Rusia.

“Si cumplió en la parte socialista, que ha comprobado una y otra vez que es una receta para la ruina económica”, señaló Pompeo. “En cuanto a la parte de paraíso, no tanto”.

Los expertos de la región y los críticos en el Capitolio dijeron que las señales confusas del gobierno han enredado la diplomacia.

“Necesitan relajarse y dejar que los venezolanos manejen esto sin la retórica”, dijo Piccone. “De otra forma le da más oxígeno a Maduro para concentrar a su base tanto en Venezuela como en el extranjero. Le da más oxígeno a Maduro para reunir a sus simpatizantes de modo que se trate menos de sus fracasos y más en impedir que los imperialistas yanquis tomen nuestro petróleo”.

Algunos legisladores están de acuerdo.

“El hablar por hablar de una acción militar en realidad consolida y envalentona a los dictadores”, comentó el senador Tim Kaine. “Le da a Maduro la capacidad para afirmar que Estados Unidos está interesado en el petróleo o en cualquier otra cosa. Pienso que es muy importante que dejemos claro cuáles son nuestros intereses”.

En la Cámara de Representantes, 16 demócratas han criticado al gobierno no sólo por las insinuaciones del uso de la fuerza, sino también por las sanciones cada vez más severas que ha impuesto.

“Las amenazas y el involucramiento en los asuntos internos de Venezuela por parte de Estados Unidos son contraproducentes, ya que contribuyen a la narrativa del gobierno venezolano sobre que la oposición es un representante de Estados Unidos”, escribieron los representantes. “Estas acciones ayudan a afianzar la base de apoyo de Maduro y quitan la atención de los problemas locales urgentes”.

(Con información de AP)


Tema relacionado: apagón en Venezuela pone en riesgo la vida de pacientes y suministro de alimentos.


 

Please follow and like us:

¿Disfruta de este blog? Pasa la voz :)