Cuando el terrorismo obra en nombre del racismo , el odio y la discriminación

EP New York/ opinión /

Por años , o mejor, por décadas y siglos hemos sido testigos del odio  que históricamente hemos observado a través de los conflictos religiosos. Musulmanes , indúes ,judíos  y cristianos junto al antisemitismo que aún perdura en Europa y parte de Oriente Medio , se han repartido cantidades incalculables de muertos y desaparecidos. Pero con la grave situación migratoria mundial y el advenimiento de los grupos trrroristas como Estado Islámico y Al Qaeda _supuéstamente controlados por EE.UU_ en los últimos años el mundo occidental ha asistido a las aberraciones ideológicas más espeluznantes de la historia reciente.

Puede afirmarse incluso que a partir del 11 de septiembre de 2001 ,a parte de surgir un nuevo orden económico mundial , el odio y la discriminación se radicalizaron provocando una xenofobia sólo comparada con el nazismo y fascismo. Casi dos décadas tratando de eliminar a estos grupos radicales y las consecuencias han sido desastrosas. Es decir , no sólo se generalizó un conflicto contra el terrorismo ., de paso , se ha tratado de eliminar a justos y pecadores. Del mismo modo, la respuesta de EI o ISIS (Estado islámico /Islamic State of Iraq and Syria)  , ha traído consigo mucho más odio cuyo “blanco” pasó de lo religioso y político a lo humano y racial.

Hoy ,por ejemplo , con la llegada al poder de Donald Trump a la presidencia de Estados Unidos se acentuó el odio , la discriminación y la intolerancia contra los inmigrantes de origen latino y las retaliaciones de sus ideas supremacistas han calado profundamente en cualquier rincón del planeta. Si bien , los retazos de ISIS se reparten entre  la bocanada triunfalista de Trump y las coaliciones europeas , surgen nuevos conceptos de terrorismo como la “teoría del remplazo” y los “ecofascistas” que atacan fundamentalmente a la inmigración ilegal , a los “invasores” como describió el asesino derechista de Nueva Zelanda , Brenton Tarrant.

Y lo más grave de éste último asalto contra las dos sinagogas es que ‘Tarrant’ dice actuar en nombte de Donald Trump y de personas y grupos que han cometido similares asesinatos en el pasado. Y el temor asalta en la medida en que las insinuaciones antiinmigrantes no paran. Al contrario, en Brasil dos ex alumnos atacaron a tiros a varios estudiantes dejando como saldo ocho muertos y decena de heridos en un hecho calificado como xenófono a consecuencia del discurso del presidente Bolsonaro , quien además , comulga con el concepto de tenencia de armas similar a la de su par estadounidense.

Para terminar , La guerra que vivimos ya no es común a ningún territorio en específico. Hoy el escenario es disperso y el ser humano la clave del esterminio. Un terrorismo paralelo _de extremos_ exacerbados por el odio y la ideología xenófoba contra la vida y la libertad de los pueblos. Contra el derecho a pensar y disentir. Un “monstruo” llamado “terrorismo radical” engendrado en las entrañas de la religión , la política y la discriminación social.

No importa si es de izquierda o derecha , al final, las víctimas se seguirán contando por miles en una batalla donde las armas , el poder político , la xenofobia y misantropía , seguirán marcando la incertidumbre del ser humano en el presente siglo. ¿O será que Mtr. Trump sentirá remordimiento por las víctimas de Nueva Zelanda y otros asesinatos mas que se han cometido en EE.UU con el aval de su discurso anti inmigrante? No sabemos , pero esto sucede cuando el terrorismo obra en nombre del racismo el odio y la discriminación.

Please follow and like us:

¿Disfruta de este blog? Pasa la voz :)