Macro promete reconstruir Notre Dame en 5 años pero será un proceso complicado

EP New York/agencias

El sentimiento emocional y católico de los franceces y del resto de feligreses en el mundo que aún lloran la destrucción de la emblemática Catedral de Notre Dame ha llevado a pensar a las autoridades que la reconstrución podría darse en cinco años. De hecho, en tan sólo 24 horas , se han recolectado 1.000 millones de dólares en beneficio de la obra.

Y aunque pareciera prematuro pensar en una nueva catedral  , el presidente francés, Emmanuel Macron, declaró el martes que desea que la Catedral de Notre Dame sea reconstruida en cinco años

“Reconstruiremos a la Catedral de Notre Dame aún más hermosa”, declaró el mandatario durante un discurso televisado a la nación por la noche.

“Lo podemos hacer y nuevamente, nos movilizaremos para ello”, añadió.

Macron, quien comentó que “tenemos mucho que reparar”, agradeció a los bomberos y policías que acudieron a combatir las llamas, y a las personas que han hecho donaciones para la reparación.

Algunos lo llamarán un milagro. Según el director de patrimonio de Notre Dame, sólo una pieza de arquitectura dentro de la catedral resultó dañada.

Laurent Prades dijo a The Associated Press que el altar mayor, que fue instalado en 1989, resultó dañado por la aguja de la catedral cuando se derrumbó entre las llamas. “Hemos podido salvar todo lo demás”, dijo Prades, quien fue testigo de los trabajos de recuperación durante la madrugada.

“Todas las estelas del siglo XVIII, las ‘pietas’, los frescos, las capillas y el órgano mayor están bien”, dijo. Entre los elementos más famosos del interior de la catedral, Prades añadió que los tres grandes rosetones se salvaron, aunque pueden haber sido dañados por el calor y serán evaluados por un experto.

Un video grabado el martes dentro de la catedral de Notre Dame después del incendio mostraba que muchos muebles, baldosas y columnas estaban prácticamente a salvo, aunque mojados o ennegrecidos por el humo.

Las imágenes difundidas por el canal de noticias francés BFM TV muestran varios muebles de madera, entre ellas sillas y bancos, aparentemente intactos, pero hay un enorme agujero en el techo de la nave, con un montón de escombros quemados debajo.

El incendio que estalló el lunes causó daños importantes en gran parte del edificio de casi 900 años de antigüedad.

El ministro del interior de Francia aseguró el martes que aún hay riesgos para la estructura de la Catedral de Notre Dame.

El ministro Christophe Castaner dijo a reporteros en la iglesia que la estructura “está bajo vigilancia permanente porque aún podría tambalearse”.

Añadió que los empleados públicos tendrán que esperar 48 horas antes de poder entrar a la catedral y cuidar las obras de arte allí. Algunas de esas obras eran demasiado grandes como para ser sacadas. “Estaremos cuidándola (a la catedral) en su lecho de enferma”, expresó el ministro.

Todos los puentes que llevan a la Catedral de Notre Dame han sido clausurados por la policía, pero eso no ha evitado que los turistas se aglomeren lo más cerca posible para observar la estructura ennegrecida.

Las aceras en ambas orillas del río Sena estaban atestadas de curiosos, tanto turistas como residentes, todos compartiendo su sentimiento de pérdida por el incendio que estalló el lunes y que fue controlado durante la noche.

La catedral está en una isla en medio del río, llamada la Ile de la Cite.

El río, sin embargo, sí tenía tránsito. Frente a la catedral pasó un buque de carga el martes.

Annie Guy, directora de escuela retirada de la región de Tolosa, afirmó que ella estaba “verdaderamente acongojada”.

“Se trata de la hermosura de un monumento, de nuestra historia”, comentó, recordando que en las escuelas francesas se enseña a los niños que la isla donde está la catedral es la cuna de toda Francia.

El presidente alemán Frank-Walter Steinmeier exhortó el martes a sus compatriotas y a otros ciudadanos de Europa a contribuir con donaciones a la reconstrucción de la catedral de Notre Dame tras un incendio de grandes proporciones.

Steinmeier dijo el martes que las imágenes del incendio del edificio histórico de París “probablemente no dejarán indiferente a nadie en Europa”.

Steinmeier añadió que la catedral “no es sólo un gran edificio, sino también un gran hito europeo, un hito de la cultura europea y un importante documento de la historia europea”.

Primeron donantes

Las empresas francesas Total y L’Oreal se comprometieron el martes a donar 100 millones de euros (113 millones de dólares) cada una para apoyar la reconstrucción de la catedral de Notre Dame.

Pocas horas después de que los multimillonarios Bernard Arnault y François Pinault anunciaran el martes que darían un total de 300 millones de euros, el gigante del petróleo y el gas Total dijo que contribuiría con 100 millones de euros “para ayudar a la reconstrucción de esta joya arquitectónica”.

El fabricante de cosméticos L’Oreal prometió la misma cantidad para reconstruir “un símbolo de la herencia francesa y de nuestra historia común”.

Entre otros colaboradores, el director general del grupo de construcción Bouygues, Martin Bouygues, dijo que él y su hermano Olivier donarán 10 millones de euros.

El ministro Franck Riester dijo a reporteros frente a la iglesia que otras obras de arte serán trasladadas el martes y miércoles de un almacén en la alcaldía al Museo de Louvre. Allí se deshumidificarán, protegerán y restaurarán.

Añadió que los cuadros serán sacados de la iglesia a partir del sábado: “Sospechamos que no han sido dañados por el fuego, aunque habrá seguramente algo de daño por el humo”.

Mensaje del Papa Francisco

El papa Francisco pidió en sus oraciones que la catedral de Notre Dame vuelva a ser un santuario para la fe católica, un símbolo de la nación francesa y un obsequio espiritual y arquitectónico para la humanidad.

En una emotiva nota enviada al arzobispo de París, Michel Aupetit, Francisco dijo el martes que el incendio sufrido por la catedral, a la que calificó de “una joya arquitectónica de memoria colectiva”, fue particularmente devastador porque sucedió en Semana Santa, cuando los cristianos conmemoran la muerte y resurrección de Jesucristo.

En conferencia de prensa en el Vaticano, el cardenal Gianfranco Ravasi hizo una reflexión personal sobre la catedral. Subrayó que fue un lugar de encuentro entre los creyentes y ateos que se sentían atraídos por su belleza y que, en algunos casos, como el poeta francés del siglo XIX Paul Claudel, se convirtieron al catolicismo en consecuencia.

En cuanto al incendio que originó la destrucción de la catedral, el fiscal general de París dijo que no hay evidencia de que el incendio de Notre Dame haya sido intencional y que las autoridades trabajan sobre el supuesto de que fue accidental.

La investigación será “larga y compleja”, dijo Remy Heitz el martes.

Una vez extinguido el fuego, agregó que 50 investigadores trabajarán en la pesquisa.


La tragedia en imágenes


Reconstrucción , un proceso complicado

La reconstrucción de la Catedral de Notre Dame de París será un proceso largo, complicado y caro, coinciden los expertos.

El principal desafío por el momento es proteger de la intemperie el interior de la estructura de 850 años, luego de que su techo soportado por enormes vigas de madera fue consumido por las llamas.

La prioridad será cubrir los restos del edificio con láminas de plástico o metal a fin de impedir que entre la lluvia. A partir de entonces los ingenieros y arquitectos podrán entrar y evaluar los daños.

Afortunadamente, la catedral es un edificio histórico que ha sido prodigiosamente documentado. Con el paso de los años, historiadores y arqueólogos han elaborado planos, fotos e imágenes, incluso tomografías tridimensionales minuciosamente detalladas.

Duncan Wilson, director de la organización preservacionista Historic England, declaró el martes que lo importante primero es apuntalar lo que queda de la estructura sin dañar los escombros que cayeron en el interior y que pueden servir de gran fuente de información e incluso de materiales para la reconstrucción.

“El segundo desafío es realmente resguardar todo el material”, expresó. “Parte de ese material podría ser reutilizable y esa es una tarea ardua, es como una excavación arqueológica”.

A pesar de temores iniciales de que la catedral entera se derrumbaría, la estructura básica sigue en pie. Sus dos enormes campanarios siguen erguidas y la enorme bóveda de piedra se mantiene soportada por contrafuertes masivos. La catedral, construida para durar una eternidad, ha sobrevivido su más prueba más grave.

Tom Nickson, profesor de arquitectura y arte medieval de Instituto Courtauld de Londres, declaró que la bóveda de piedra “sirvió como un escudo antiincendios entre el techo altamente inflamable y el interior, que también era altamente inflamable”. Esa fue, aseveró, precisamente la intención de los creadores de la catedral.

Ahora tendrán que realizarse revisiones detalladas para determinar si las piedras quedaron debilitadas o resquebrajadas por el calor. De ser así, la bóveda entera podría tener que ser demolida y reconstruida.

Los vitrales de la catedral lucen intactos, pero probablemente sufrieron un “impacto térmico” por haber sido expuestas a las llamas y luego al agua fría, manifestó Jenny Alexander, experta en arquitectura y arte medieval en la Universidad de Warwick. Eso significa que el vidrio, enmarcado en plomo, quizás quedó debilitado y tendrá que ser inspeccionado de cerca.

Una gran decisión será si se conservará la catedral tal y como estaba antes del incendio o se adopta un enfoque más creativo.

No siempre es una elección sencilla. La aguja de Notre Dame, destruida en el incendio del lunes, fue añadida a la catedral gótica durante las renovaciones del siglo XIX. ¿Se reconstruirá como estaba o será reemplazada con un nuevo diseño para el siglo XXI?

Es probable que en la decisión se analicen consideraciones financieras y políticas, así como las estéticas.

Los expertos coinciden en que el proyecto tomará años, incluso décadas. Audrey Azoulay, directora general de la UNESCO, la organización cultural de Naciones Unidas, dijo que restaurar Notre Dame “tomará mucho tiempo y costará mucho dinero”.

Varias empresas francesas ya respondieron a una exhortación del gobierno para recaudar fondos y ya se han prometido cientos de millones de euros (dólares).

Pocos dudan de que Notre Dame se levantará de nuevo.

“Las catedrales son el ave fénix de piedra: recordatorios de que más allá de la adversidad podemos renacer”, dijo Emma Wells, arqueóloga de edificios de la Universidad de York.

“El resquicio de esperanza, si podemos llamarlo así, es que esto permite a los historiadores y arqueólogos entrar y descubrir más de su historia de lo que nunca antes habíamos imaginado.

“Es un palimpsesto de capas de historia, y podemos entrar y entender el arte de nuestros antepasados medievales”, agregó. Un palimpsesto es un manuscrito antiguo que conserva huellas de una escritura anterior borrada artificialmente.

 

Please follow and like us:

¿Disfruta de este blog? Pasa la voz :)