Tiempos inciertos para Venezuela tras enfrentamientos entre Maduro y Guaidó

INCERTIDUMBRE EN CARACAS

Hasta el momento no se vislumbra una salida política a la crisis venezolana, sobre todo debido a que las dos partes no muestran una gran voluntad de diálogo con sus adversarios, pero también porque el régimen de Maduro exhibe una retórica guerrerista y muy alejada de la búsqueda de un marco adecuado para la negociación. Además, la Operación Libertad, orquestada por el presidente Juan Guaidó, parece haber concluido sin éxito tras la agridulce esperanza del levantamiento del 30 de abril. Todo quedó, como se dice vulgarmente, en agua de borrajas.

 Por Ricardo Angoso

Las espadas siguen en alto, ninguna de las partes parece dispuesta a ceder a estas alturas y el choque de trenes está servido. El presidente designado, y no reconocido por el régimen, Juan Guaidó, está dispuesto a llegar hasta el final y poner fin a la presidencia del que denomina desde su toma de posesión, el 23 de enero de este mismo año, como el “usurpador”, es decir, Nicolás Maduro. Guaidó cuenta  a su favor con el apoyo y el reconocimiento de más de 50 países del mundo, entre los que destacan los Estados Unidos, casi toda la Unión Europea (UE) y gran parte de las grandes potencias de América Latina, y del masivo apoyo que ha recibido en las calles venezolanas a través de las multitudinarias protestas acontecidas durante todo este año a lo largo y ancho del país. Pero el ánimo va decayendo y no se ve luz al final del túnel, los venezolanos se están cansando de esperar el ansiado cambio.

Mientras tanto, en la dirección opuesta, el régimen de Nicolás Maduro, acosado en todos los frentes y cada vez más desautorizado por el caótico estado del país en todos los órdenes de la vida diaria, sigue fiel a la estrategia de la resistencia numantina, en la esperanza de que las protestas se desactiven por hartazgo de la población, la presión internacional decaiga por idénticos motivos y poder recomponer, en la medida de lo posible, la agónica economía venezolana, cada vez más falta de recursos por las sanciones internacionales. También le afecta gravemente la caída en la producción de petróleo –el país ha pasado de los 3,5 millones de barriles diarios hace veinte años a apenas los 800.000 previstos para este año e incluso menos- y el absoluto desgobierno reinante en casi todas las áreas, sin dejar de reseñar aquí la corrupción galopante y el saqueo de algo más de 400.000 millones de dólares de las arcas públicas por parte de los jerarcas de un régimen insaciable en su voraz rapiña, ineficiente e inepto. El colapso del país, según asegura el ex alcalde de Caracas Antonio Ledezma, está servido y es solo cuestión de tiempo. Ya ni siquiera está garantizado el servicio del agua potable en toda Venezuela y el sistema eléctrico amenaza ruina total, un nuevo apagón que deje definitivamente a oscuras en el país no debe descartarse; el mismo es tan precario que ya ni siquiera admite reparaciones y debería procederse a una revisión total del mismo. 

El tiempo, dicen algunos, corre en contra de Maduro, pero no parece que su caída definitiva –como esperan todas las cancillerías occidentales y el Grupo de Lima constituido por las principales potencias de América Latina a excepción de México- vaya a ser cuestión de días o semanas; conviene en el análisis político no confundir nunca el deseo con la realidad. Maduro cuenta con algunas reservas económicas para aguantar el tipo –está escarbando la olla, que dicen en Venezuela-; el apoyo de sus fanatizados seguidores, entre los que destacan los violentos paramilitares armados por el régimen y encuadrados en los tristemente famosos “colectivos”; el férreo control de las Fuerzas Amadas y cuerpos de seguridad, que todavía siguen al régimen por interés y necesidad por evitar la justicia ante los desmanes cometidos, y en la escena internacional goza todavía con el inestimable apoyo de varias potencias, como China, Rusia, Turquía e Irán. Muchos estiman que el control de la dirección política del régimen venezolano está ahora en manos de Diosdado Cabello, quien contaría, a su vez, con el apoyo de Cuba, la potencia colonizadora, paradójicamente, de Venezuela. 

TIEMPOS INCIERTOS PARA LA NACIÓN VENEZOLANA

Así las cosas, y tras haber sufrido el país un apagón eléctrico de  inusuales proporciones por casi diez días entre idas y venidas, Venezuela se encamina hacia terrenos desconocidos, bien porque seguramente la crisis humanitaria se agravará en las próximas semanas o meses y el éxodo masivo se agudizará, desbordando a sus vecinos aún más, pero también porque ninguna de las dos partes será capaz de abrir un diálogo abierto y sincero con el otro. La oposición democrática sabe que negociar con Maduro es un viaje hacia ninguna parte, tal como pudo comprobar en innumerables –y fallidas- ocasiones en el pasado.

Pese a todo, esta situación beneficia claramente a Maduro. La comunidad internacional ya no tiene puesto el foco en la crítica situación por la que atraviesa Venezuela, los medios de comunicación han perdido la atención ante una crisis que va para largo y la población venezolana, hastiada y casi al borde de la desesperación, ha perdido la fe en un cambio inmediato, como se esperaba cuando Guaidó asumió el liderazgo de la oposición venezolana. También la  capacidad de movilización del pueblo venezolano, como proceso lógico tras meses de inútiles protestas, ha ido decayendo en las últimas semanas. Maduro, momentáneamente, parece haber ganado la partida.

Por otra parte, el régimen tampoco da muestras de una gran voluntad de querer sentarse a negociar realmente, sino más bien lo contrario a tenor lo que estamos escuchando en estos días: los principales exponentes del régimen –Maduro, Delcy Rodríguez y Diosdado Cabello- exhiben a diario un delirante discurso guerrerista, militarista y agresivo hacia sus contrincantes. Nada qué hacer por ahora, el régimen se atrinchera al tiempo que la oposición se repliega a sus cuarteles aunque su capacidad de movilización irá a decreciendo a medida que pasa el tiempo.

Los presidentes de Brasil y Estados Unidos, Jair Bolsonaro y Donald Trump, respectivamente, llaman a agotar todas las vías para resolver el embrollo venezolano pero sin estar dispuestos a intervenir, lo que es lo mismo que no decir nada. Un brindis sol, que se dice coloquialmente. La comunidad latinoamericana, al mismo tiempo, se va dividiendo y ya muestra claras fisuras. Y como muestra un botón de las mismas: México, Uruguay, Nicaragua, Bolivia y Cuba, al margen de lo que hasta ahora ha defendido el Grupo de Lima, abogan ya abiertamente por una solución negociada a la crisis y no por la salida de Maduro de la escena política. La incertidumbre, más que las certeza,  es la tónica dominante en estos momentos en las calles de Venezuela, nadie sabe a ciencia cierta cómo se resolverá la crisis. 

— 
Please follow and like us:

more recommended stories

¿Disfruta de este blog? Pasa la voz :)