Nuevo artículo del NYT pone en tela de juicio a Ministro de Defensa en Colombia

EP New York/ agencias

Mientras los colombianos reclaman de una vez por todas que el presidente Iván Duque imponga “mano dura” contra las últimas decisiones de la Corte Constitucional , el periodista Nicholas Casey del New York Times , ha hecho referencia hoy sobre el debate de una moción de censura contra el ministro de defensa  Guillermo Botero. 

Y el disgusto no es para menos. Primero la libertad de Jesús Santrich puso en jake la justicia en Colombia por encima de las acusaciones de EE.UU por narcotráfico evitando la extradición del exguerrillero de las Farc y segundo la despenalización de la “dosis personal” con opiniones encontradas entre alcaldes , la iglesia y la oposición. Hasta ‘memes’ han sobresalido como las declaraciones del exguerrillero Petro que aduce que el azúcar de consumo humano es más dañino que la droga.

En el primer caso , donde esta mañana Santrich ha tomado poseción oficialmente como Senador de la República , Duque pide a la Procuraduria que no permita la llegada del exguerrillero al cargo y sobre la dosis personal ha dado orden para que la ley sega vigente. 

En cuanto al ministro Botero, este lunes 10 de junio ha encarado un procedimiento de moción de censura impulsado por un grupo de legisladores opositores que buscan forzar su sustitución alegando que no es apto para ejercer el cargo y una serie de supuestos hechos irregulares durante su gestión , según citan las agencias de prensa.

Durante el debate político y ético, que se prolongó cerca de nueve horas, casi dos decenas de diputados de la Cámara de Representantes denunciaron que Botero no es apto para defender la seguridad del país y que no pudo aclarar temas de relevancia nacional que cobraron importancia en los últimos días.

El trabajo de Botero pareció ser respaldado por la mayoría de los legisladores. Se anunció que la moción será sometida a votación el jueves, dentro del plazo legal de tres a 10 días, pero dado que el debate no es un proceso judicial, su carácter es simbólico. Podría haber una mayoría que pida que el ministro renuncie, pero éste no está obligado a hacerlo.

Uno de los asuntos más sensibles que se achacaron al ministro fue la muerte del exguerrillero Dimar Torres, de las desaparecidas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). En su primera versión, Botero aseguró que Torres había perdido la vida durante un operativo regular, pero después se dijo que fue asesinado por uniformados y, según denuncias de The New York Times, hubo una directriz con supuestas presiones a comandantes para duplicar resultados en la fuerza pública. El tema está relacionado con los “falsos positivos” o el asesinato de civiles inocentes a quienes se les hizo pasar por guerrilleros muertos en combate.

“Hay unas directrices que son públicas que nos marcan a nosotros el temor de volver a cosas que creíamos superadas”, dijo Luis Alberto Albán, quien fuera líder guerrillero de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, Farc, que ahora es un representante en el congreso colombiano.

Durante el debate en el congreso, Albán destacó que más de 130 exintegrantes de las Farc han sido asesinados desde la firma del acuerdo de paz, algunos a manos de militares , cita Casey en el medio neoyorquino.

No obstante , en el debate “quedó demostrado que no hay una política que exija muertes en desarrollo de operaciones militares. Se demostró con cifras (que) las presentaciones y las capturas representan el 96,8%, mientras que la muerte en desarrollo de operaciones militares representa apenas 3,2%”, destacó.

Botero, de 71 años, fue empresario por muchos años y fundó la Federación Nacional de Comerciantes. Estudió leyes y aunque siempre ha estado en contacto con la empresa privada, se convirtió en ministro de Defensa del país hace diez meses por petición del presidente, Iván Duque.

Entre los congresistas opositores que consideran que Botero no es apto para el puesto están David Racero, de la coalición Decentes, y Mauricio Toro, de Alianza Verde.

La seguridad es una de las cuestiones de mayor importancia en Colombia, que firmó la paz con las FARC después de más de medio siglo de un conflicto de guerrillas, el más largo de América Latina.

Además del apoyo del presidente y de la ministra del Interior, Nancy Patricia Gutiérrez, Botero tiene otros apoyos en el Congreso.

“Hemos recibido un país que le vendieron una falsa expectativa sobre una paz y en realidad lo que está sucediendo en los territorios es que se siguen presentando confortamientos y conflictos”, dijo Wadith Manzur, del Partido Conservador Colombiano.

“La seguridad ciudadana tanto urbana como rural está en peligro y acompañamos la gestión del Ministro”.

Más de dos docenas de congresistas _ incluido el expresidente y actual senador Álvaro Uribe _ participaron en el debate.

___

(Con inf. De AP/ The New York Times)

Please follow and like us:

¿Disfruta de este blog? Pasa la voz :)