Entre optimismo y preocupación , Trump promueve reactivación económica

EP New York/ agencias

Con tono optimista, Donald Trump predijo el domingo una vacuna contra el coronavirus para finales de 2020 y un año 2021 “increíble” en el plan económico.

A seis meses de las elecciones, el presidente estadounidense soslayó los más de 67.600 muertos en Estados Unidos por la covid-19, una crisis sanitaria que se trasladó a la economá y que hizo disparar las solicitudes de desempleo a niveles nunca vistos.

Sentado junto a la imponente estatua de Abraham Lincoln, de Washington , en el Memorial dedicado al decimosexto presidente de la historia de Estados Unidos, Trump defendió enérgicamente todas sus decisiones para frenar la pandemia y rechazó haber actuado tarde.

“Creo que hemos salvado millones de vidas”, dijo el inquilino de la Casa Blanca durante el intercambio virtual con ciudadanos transmitido en vivo por Fox News, un evento llamado “Estados Unidos junta: volver al trabajo”.

No obstante , muchos expertos de salud pública creen que el país no puede ser abierto en su totalidad de manera segura hasta que se haya desarrollado una vacuna. Trump declaró el domingo que podría haber una hacia finales del año.

Las autoridades federales de salud pública han dicho que posiblemente ya se tenga una dentro de un año o año y medio. Pero el doctor Anthony Fauci, director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas, comentó a finales de abril que es concebible, en caso de que se desarrolle una vacuna pronto, que se distribuya a gran escala a partir de enero.

Trump admitió sin embargo que Estados Unidos va a “perder a unas 70.000, 80.00 o 100.000 personas”. “Es horrible, no deberíamos perder ni a una persona por esto”, dijo. “Creemos que tendremos una vacuna antes de fin de año”, aseveró. “Los médicos dirían ‘bueno, no deberías decir eso’. Diré lo que pienso “, afirmó. Trump insistió en que no le molestaría que otro país desarrollara la vacuna antes que los investigadores de Estados Unidos. “Si es otro país, me quitaré el sombrero (…) No me importa, solo quiero recibir una vacuna que funcione”, añadió.

Aunque la forma en que el gobierno ha manejado la pandemia, en especial su capacidad para realizar pruebas de diagnóstico generalizadas, ha sido fuertemente criticada, el presidente defendió su respuesta y dijo que el país estaba listo para iniciar la reapertura.

“Les diré una cosa. Hicimos lo correcto y realmente creo que salvamos un millón y medio de vidas”, declaró el mandatario. Pero también difirió de la evaluación de su asesor y yerno, Jared Kushner, al afirmar que “era muy pronto para decir” si el gobierno federal había supervisado “una historia de éxito”.

Trump también mostró su impaciencia. Aunque resaltó que los estados establecerían su propio ritmo para volver a la normalidad, y los más afectados avanzarían a paso más lento, señaló que “algunos estados, francamente, no creo que estén avanzando lo suficientemente rápido”. En particular mencionó a Virginia, cuyo gobernador y legislatura son demócratas. Además, exhortó a las escuelas y universidades del país a que vuelvan a las aulas en los próximos meses. (AP–AFP)

Please follow and like us:

¿Disfruta de este blog? Pasa la voz :)